¿Por qué cada vez más hombres se operan el pecho?: Lo que necesitas saber de la GINECOMASTIA

Pide tu cita gratis
Enviar consulta

Si prefieres un diagnóstico personalizado,
rápido y cómodo, solicítalo gratis aquí:

Valoración Online
Inicio » Actualidad » ¿Por qué cada vez más hombres se operan el pecho?: Lo que necesitas saber de la GINECOMASTIA

¿Por qué cada vez más hombres se operan el pecho?: Lo que necesitas saber de la GINECOMASTIA

 

La ginecomastia se ha convertido en la operación más deseada entre los hombres que más se preocupan por su físico.

Y es que la operación de pecho sigue encabezando el ranking de las cirugías estéticas más demandadas por las mujeres. Pero con el paso del tiempo también se ha convertido en la intervención de cirugía estética más solicitada por los hombres.

La adicción al gimnasio repercute a la larga en cirugías específicas para combatir la flacidez, el descolgamiento, hipertrofia o aumento desproporcionado de las mamas.

Es lo que le ocurre a un alto porcentaje de chicos después de períodos intensos de entrenamiento.

Pero hay un gran número de factores que influyen en el desarrollo desproporcionado de las mamas masculinas.

¿Quieres saber por qué?

Según los últimos datos ofrecidos por la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Estética (SECPRE), la ginecomastia es un problema estético que afecta alrededor del 40-60% de los hombres en la actualidad.

Como podemos observar esta patología se ha convertido en una de las principales preocupaciones del sexo masculino, llegando incluso a afectar a la autoestima y a las relaciones interpersonales de los pacientes que lo padecen.

Los desequilibrios hormonales, el aumento de peso y los efectos secundarios de ciertos medicamentos son algunas de las principales causas de la aparición de este aumento de tejido mamario entre los hombres.

Aunque es cierto que la ginecomastia afecta cada vez a un mayor ratio dentro de la población masculina, éstos tienen que estar tranquilos, ya que se puede tratar y eliminar a través de una cirugía estética.

A través de nuestro equipo médico especializado vamos a conocer qué tipos de ginecomastia existen, cómo aprender a detectar esta patología y lo más importante, cómo poner fin a este problema que preocupa a un alto porcentaje de la población masculina.

Ginecomastia en hombre

¿En qué consiste exactamente la operación de GINECOMASTIA? 

La ginecomastia consiste en la reducción de las mamas masculinas. Todos los hombres cuentan con glándula mamaria, que puede llegar a desarrollarse por motivos genéticos, trastornos hormonales y como consecuencia del consumo excesivo de anabolizantes.

En el caso de la ginecomastia puede realizarse debido a una cantidad excesiva de grasa y a un amento de la glándula mamaria. Se trataría de una ginecomastia convencional. Pero también puede llevarse a cabo únicamente por exceso de grasa, es decir, una pseudoginecomastia.

¿Cómo puedo saber si tengo ginecomastia?

Utilizamos el término ginecomastia para referirnos al desarrollo y exceso de tejido graso que se produce en las glándulas mamarias masculinas, provocando así la aparición de senos femeninos y dando lugar a un desequilibrio en los niveles de las hormonas masculinas y femeninas.

Como hemos comentado anteriormente, esta patología no esta considera como una enfermedad, por lo que no tiene graves consecuencias en la salud de aquellas personas que lo padecen. Sin embargo, esta más que comprobado que aquellos hombres con exceso de tejido graso mamario desarrollan problemas de autoestima  y ánimo en su vida diaria.

Formas de diagnosticar la ginecomastia

La causa principal de la ginecomastia es la genética, suele ser muy común su aparición entre los 12 y los 14 años como resultado de algún desequilibrio hormonal durante la época de la pubertad. En estos casos lo mejor es esperar a la regulación del balance hormonal y, por lo tanto, la desaparición de manera natural.

Pero como ya hemos dicho, la genética no es la única causa y por desgracia este exceso mamario puede aparecer en cualquier etapa del hombre.

Diagnosticar correctamente una ginecomastia es vital para poder indicar el tratamiento ideal para cada paciente. Para ello, es importante seguir estos pasos:

  • Examinar de manera constante tu pecho: es una de las opciones más fiables para diferenciar entre el exceso de tejido graso y el desarrollo de tejido glandular, el culpable de la aparición de la ginecomastia. En el primer caso, los depósitos de grasa en la zona de pecho se sentirán suaves y flácidos, mientras que el tejido glandular es firme y similar al seno femenino.
  • Masajear la zona posiblemente afectada: uno de los síntomas más comunes de la ginecomastia es la sensación de dolor en la zona del pecho. Masajear el área de los pezones o del tejido que se encuentra alrededor es una buena forma de conocer si padecemos o no este problema estético.
  • Sentir la aparición de bultos en el pecho: la ginecomastia está directamente relacionada con la aparición de pequeños bultos en la zona del pezón, formando lo que se conoce como seno.

Una vez tengamos la incertidumbre de que es posible que padezcamos ginecomastia es recomendable acudir a una cita con un especialista. En nuestro caso el equipo médico descartara que se trata de algún trastorno hormonal y realizará las pruebas pertinentes para conocer en que estado se encuentra esta patología.

Ginecomastia hombres

Tipos de ginecomastia

Nuestro equipo médico especializado clasifica la ginecomastia en tres tipos diferentes, teniendo en cuenta su evolución y desarrollo de las mamas.

  • Ginecomastia Grado I: durante este estadio el paciente podrá observar un ligero aumento de tamaño en la zona de la areola.
  • Ginecomastia Grado II: en este caso se puede visualizar un gran desarrollo de la mama del paciente, así como el cambio inicial.
  • Ginecomastia Grado III: durante esta fase el paciente no solo ha sufrido un aumento del tamaño del tejido mamario en la zona del pecho, sino que también cuenta con un exceso de piel que es necesario eliminar por completo.

Padezco ginecomastia, ¿Cuál es la solución?

Como hemos visto en la mayoría de los casos solo es necesario una examinación física y un análisis más detallado para conocer si se padece o no ginecomastia.

Según el caso de cada paciente, esta patología se podrá solucionar a través de una mastectomía subcutánea o una mamoplastia de reducción, ambos tratamientos de cirugía estética.

Esta operación quirúrgica tiene una duración aproximada de  1 hora y media  y suele ser con carácter ambulatorio. En dicha cirugía, el equipo médico será el encargado de retirar por completo y de manera definitiva el exceso de tejido glandular, graso y si fuera necesario, la piel sobrante.

Ginecomastia

Tras la operación, el equipo médico recomienda que el paciente guarde reposo relativo durante los siguientes días y acudir a las curas para que su cicatriz sea lo mas imperceptible al ojo humano posible.

Es normal que el paciente pueda sentir alguna que otra molestia, nada que no se pueda controlar con la prescripción médica.