Sigourney Weaver

Sigourney Weaver, no dejes que las arrugas sean el noveno pasajero

Lo sabemos Sigourney: nunca has sido muy amiga de las batas blancas y las jeringuillas, menos cuando fuiste científica en Avatar o cuando podrías haberlas usado como arma arrojadiza contra la fiera madre extraterrestre de Alien. Pero quizá, tu rechazo al mundo de la estética se deba a que no conoces los tratamientos más naturales para tener tu piel a punto para esos focos de Hollywood que te hacen fruncir el ceño y sacan a la luz las arruguillas que Ellen Ripley hubiera embarcado en el Nostromo hasta hacerlas desaparecer en la órbita de algún recóndito planeta.

El rostro y su expresividad son clave en el trabajo de un actor pero con estos truquillos, no tendrás que temer por tu carrera para atrapar el mismo número de Oscar que Meryl Streep, porque aportan unos resultados tan naturales que hasta la propia madre naturaleza querrá aprenderlos -¡hey, Streep! Sabemos que tú tampoco eres muy amiga de los retoquitos, así que nosotros haremos como que no los has leído, pero te convenceremos como a Weaver-.

Sigourney Weaver radiante en la ceremonia de los Oscar de 2010.
Sigourney Weaver radiante en la ceremonia de los Oscar de 2010.

No llames a los Cazafantasmas, dale un toque a tu médico estético

Te conservas genial Sigourney y eso no te lo quita nadie, pero Diane Fossey se caería de espaldas si pudiera mirarse al espejo y ver que 20 años después, su rostro luce igual, sin la ayuda de la magia de los diamantes, de ningún ungüento hecho con los fluidos de los pobres gorilas y sin tener que ocultarse tras la niebla para disimular sus arrugas.

Y si quieres  darle un aspecto más juvenil a tu faz ¿a quién vas a llamar? ¡A los Cazafantasmas ni hablar! –además están demasiado ocupados haciendo redadas en las discotecas los sábados por la noche- dale un toque a un buen médico estético, Sigourney.

  • Thermage CPT: ¡que suene el teléfono rojo, porque la radiofrecuencia va a revolucionar el mundo! Bueno, quizá estemos exagerando, pero los resultados del Thermage no son para menos. Mediante la aplicación de ondas en la piel, la flacidez se esfuma dejando bajo ella una capa de piel tersa y suave. Aunque sólo sea por curiosidad, Weaver, apúntate al Thermage, nunca se sabe si Ellen Reapley tendrá que utilizar nuevas armas contra los alien.

  • Mesoterapia facial con vitaminas: ¡olvídate del Cosmopolitan! Tu nuevo cocktail favorito se hace con vitaminas, minerales y aminoácidos y no se consume vía oral, sino intravenosa. Con pequeñas microinyecciones aplicadas de forma local en tu rostro, en menos de media hora y con componentes cien por cien naturales, sentirás que tu juventud ha vuelto a tu tez para quedarse. ¡Ni el estrés de detectar ‘Luces Rojas’ podrá hacerla huir!

La próxima vez que veas a un doctor con bata blanca, no se te pasarán pensamientos negativos por la cabeza y dejarás de gritar aquello de ‘Un monstruo viene a verme’. Esa frase la dejarás reservada para la enorme lista de actos promocionales de la nueva peli de Bayona y en todos ellos, cuando te pregunten por tu nuevo aire juvenil, dirás que lo que te visitó no fue un monstruo, sino el mago que con una jeringuilla a modo de llave consiguió abrir la fuente de la eterna juventud para ti.