Inicio » Opiniones » Antes y Después – Reducción de Pecho

Antes y Después – Reducción de Pecho

Tratamiento: Reducción de Pecho
Ciudad: Madrid
Resultados: Inmediatos
Tiempo: 3 horas

El pecho de esta paciente tal y como nos cuenta fue evolucionando tras sus embarazos hasta que llegó un momento que no lo veía acorde con su figura ya que aumentó demasiado de tamaño y poco a poco se fue cayendo. No fue solo el físico lo que le llevó a realizarse esta cirugía si no sentirse bien consigo misma, ya que estaba cansada de no terminar de verse bien y esto unido a las molestias que un pecho tan grande la causa sabía que no podía aguantar más.  Y ella no es la única, muchas mujeres con el pecho excesivamente grande padecen dolores que puedes terminar con la reducción de pecho.

De lo único que se arrepiente ahora es de no haberlo hecho antes, un día se levantó y supo que era el día y al contactar con nosotros y acudir a su valoración gratuita sabía que había llegado al sitio idóneo.

«Mi nombre es Iris. Me hice un tratamiento de una mastoplastia de reducción de pecho.
No era un capricho, sino una necesidad porque a raíz de mi embarazo los pechos empezaron a crecer mucho.
Se me cayeron, eran unos pechos completamente… no lo veía acorde, ¿no?, con mi cuerpo, realmente.
Fue un día, sí, que dije «¡Hoy es el día!».
Desde que entré en la clínica hasta el momento en que salí, es que me sentí bien acogida.
Me dio mucha confianza al entrar.
Fue pedir el presupuesto, hablar con el personal de la clínica y en ese mismo momento dije «¡Sí!».
La verdad es que a mí me cuesta un montón decidirme, pero ahora que ya lo he hecho, siempre digo: «Si lo hubiese hecho antes».
Es que yo, me paraba delante del espejo cuando salía de la ducha y, sinceramente, es que yo ya no quería verme, es que yo ya sufría.
Ya no solo los dolores que me acarreaban traer esa situación, sino no me sentía a gusto conmigo misma, ¿sabes?.
Es que a veces quería, pues, comprarme pues una ropa, siempre tenía que comprarme modelos grandes para ocultar, entonces, bueno, ahora es que estoy encantada.
Animo a la que quiera hacérselo que pa´ lante, sin ningún miedo, que ya me di cuenta de que no hay que tener miedo.
Hay que hacer lo que uno quiere en el momento que quiere, ¿sabes?, y ya está, no hay otra.
¡Yo estoy súper feliz, feliz, feliz!»