Mamas tuberosas Marina

Mamas tuberosas
Edad:
21
Ciudad:
Madrid
Tipo de implante:
Anatómico
Tipo de incisión:
Periareolar
CC:
360
Talla inicial:
85 B
Talla final:
95 C
Proyección:
Moderada

Marina tenía unas mamas tuberosas y se realizó una operación de aumento de pechos. Era algo que siempre había querido hacerlo y al ver el resultado se emocionó.

Vídeo

Fotos de Mamas Tuberosas

Testimonio

El aumento de pecho y la mastopexia son las intervenciones de pecho más conocidas por el común de los mortales, sin embargo hay otra operación de pecho que aunque permanece a la sombra sirve para arreglar uno de los mayores problemas que las mujeres pueden tener con sus pechos: las mamas de tipo tuberoso.

Marina tenía mamas tuberosas lo que suponía que la forma de sus pechos fuera achatada. Esto le había creado muchos complejos e impedía que hiciera diversas actividades a las que después de la operación ya se enfrente sin ningún tipo de miramiento.

“Me llamo Marina Cámara, tengo 21 años, estudio ciencias políticas y sociología y me encanta hacer deporte.

Hace dos semanas que me hice un tratamiento de aumento de pecho de mamas tuberosas en Clínicas Diego de León porque la verdad es una cosa que siempre he querido hacer y la verdad que lo vi anunciado por la página web, me gustó mucho y además el precio se ajustaba a lo que yo tenía en mente y decidí hacerme un aumento de pecho.

Incluía todo, la operación, el quirófano, anestesia, sujetador y las posteriores revisiones.

Como tienes tantas ganas y no te lo imaginas, pues cuando te ves que eres tú, ¿sabes? Que es tuyo, pues te emocionas, ¿no? “Como joe, ¡Por fin!”

Yo animo a todas las chicas que tengan esa idea, que siempre hayan querido mejorar para aumentar su pecho que se animen, que es una técnica muy segura que está muy avanzada y que no tengan miedo que ante todo se informen.”

Las expectativas de Marina se vieron superadas por el resultado final de la intervención. Además de la apariencia de sus nuevos pechos, lo que hizo feliz a Marina es que el proceso de recuperación fue realmente sencillo y en ningún momento interfirió en el desarrollo de su día a día. Esa satisfacción que nos demuestran tanto Marina como el resto de nuestros pacientes es la que nos hace trabajar mejor cada día.