Bótox y ácido hialurónico Olga y Arancha

Bótox y ácido hialurónico antes y después
Edades:
41 y 43
Ciudad:
Madrid
Fecha de intervención:
Diciembre de 2014
Zonas:
Patas de Gallo, Entrecejo y Frente
Tiempo:
30 Minutos
Nº de Sesiones:
2

Olga y Arancha decidieron eliminar las arrugas de la con los tratamientos de bótox y ácido hialurónico.  Están muy contentas con los resultados.

Vídeo

Fotos de Bótox y ácido hialurónico

Arancha y Olga son dos amigas inseparables. Tanto es así que cuando una decidió venir a nuestras clínicas a realizarse un tratamiento de medicina estética, la otra se animó a acompañarla y a realizarse ella también uno.

Ambas le dan mucha importancia a su apariencia física y cuando vieron que las arrugas estaban empezando a surcar su rostro estuvieron barajando varios tratamientos para frenar el avance del paso del tiempo en sus rostros.

Al tener tipos de piel distintos, el médico recomendó a cada una un tratamiento diferente. Mientras que a Arancha le recomendó únicamente ácido hialurónico a Olga optó por reforzarle esa sesión con una de botox, ya que también estaba empezando a acusar arrugas en el tercio superior del rostro y no solo en el inferior, que es la parte donde se aplica el ácido hialurónico.

“Me llamo Arancha, tengo 44 años y decidí hacerme, bueno ponerme ácido hialurónico, porque bueno gesticulo mucho, como se puede ver.

Hola, yo soy Olga, tengo 41 años y yo el tratamiento que me he hecho es bótox y ácido hialurónico.

O sea me rellenaron todo esto y me subió hasta los pómulos, que pómulos no me he hecho, por ahora pero la verdad es que fenomenal. Y luego es verdad que al gesticular tenía arruguitas aquí y entonces me puse bótox aquí.

El bótox fenomenal porque tenía la frente súper arrugada, o sea como un acordeón. Y encima el sol, claro al tener manchas se me marcaban el doble. Luego tenía esta que te hace el gesto de enfadada, continuamente. Esa es la que más me afeaba y las patas de gallo, entonces quedé estupenda.

Yo creo que 10 años menos.”

Nos encanta que las amistades salgan más reforzadas de nuestras clínicas porque ya se sabe: ¡lo que la belleza ha unido es muy difícil de separar! Y por ello, siempre tendremos reservada una visita doble cada vez que una de las dos tenga que venir a realizarse la sesión de recuerdo de su tratamiento.

Otros testimonios