Cirugía de implantes de pecho Katerine

Aumento de pecho experiencia
Edad:
22
Ciudad:
Madrid
Tipo de implante:
Anatómico
Tipo de incisión:
Submamario
CC:
330
Talla inicial:
80A
Talla final:
95C
Proyección:
Moderada

Katerine se siente una de las mujeres más felices del mundo después de haberse realizado una cirugía de implantes de pecho en nuestra clínica.

Vídeo

Fotos cirugía de implantes de pecho

Testimonio

Katerine pasó de una talla 80 de pecho a una 95 gracias a una cirugía de aumento de pecho que se realizó en nuestras clínicas. Después de haber comparado a varios cirujanos de diferentes centros se decidió por los nuestros tanto por la profesionalidad que le transmitieron como por las facilidades de pago que le dio la clínica para cumplir su anhelo de aumentar el volumen de sus pechos.

Después de ver el resultado definitivo de sus pechos cuando ya estaba completamente recuperada del proceso posoperatorio, Katerine notó un pinchazo en su autoestima que le hizo sentirse mucho más cómoda consigo misma. Ese chute sigue presente en su día a día y gracias a algo tan sencillo como un aumento de pecho ha podido enfrentar la vida con una actitud completamente renovada gracias a la seguridad que ha ganado.

En tan solo hora y media de intervención Katerine experimentó un cambio que no solo tenía que ver con su torso sino también con su mentalidad.

“Soy Katerine, tengo 24 años, me he realizado una cirugía de implantes de pecho por sentirme bien, ¿no?, porque no tenía mucho pecho y pues decidí tener un poco más.

El tipo de implante es anatómico y antes llevaba una talla 80 y ahora llevo un 95, una 95 C.

Mire varias ofertas y todo, calidad, precio, médico, todo, todo pues me parecía mucho más rentable pues venir aquí.

Me entraba todo: cirugía, post-operatorio y luego revisiones más medicinas, tratamiento, el sujetador, o sea todo muy completo.

Mucha autoestima, o sea ahora me veo muy bien en el espejo y estoy muy a gusto conmigo misma.

De las mujeres más felices del mundo ahora.”

Katerine se ha convertido en una de las mujeres felices del mundo y nosotros no podemos estar más contentos de haber conseguido una vez más que una de nuestras pacientes se sienta tan plena y con tantas ganas de comerse el mundo.

Otros testimonios