Eliminar Arrugas Código de Barras | Testimonio de Láser CO2

Eliminar Código de Barras con Láser CO2
Edad:
66
Ciudad:
Madrid
Fecha de tratamiento:
Enero de 2017
Tiempo:
3 Sesiones

Vídeo de Código de Barras con Láser CO2

Testimonio de Código de Barras

Con el paso de los años es normal que comencemos a vernos alguna que otra pequeña arruga en la zona facial, al principio no solemos darle mucha importancia pero es normal que cuando seamos más mayores queramos eliminarlas. Esto es justo lo que le ocurrió a nuestra paciente Sabina, a sus 66 años ha decidido que quiere seguir viéndose tan estupenda y bella como siempre y, por qué no, olvidarse para siempre de esas arrugas en su código de barras.

Aunque son muchos los tratamientos que existen para rejuvenecer el rostro, nuestra paciente se dejo aconsejar desde el primer minuto de nuestro equipo médico, quiénes la aconsejaron el Láser CO2 para eliminar estas pequeñas imperfecciones. Ahora que, por fin, ya ha terminado su tratamiento es hora de que podamos conocer cuál ha sido su experiencia y lo más importante su resultado, aunque no nos cabe ninguna duda de que ha tomado una de las mejores decisiones de su vida.

«Tengo 65 años, y bueno, ya tengo edad de tener arruguitas, y el código de barras era algo que me acomplejaba mucho. Es muy posible que estas arrugas tan profundas que tenía sobre todo en esta zona, más que en esta, quizás al coger el cigarrillo tuerzo la boca, y esta zona es la que tenía muchísimas más arrugas. Y la verdad que molesta un poquito, lógicamente, pero no duele.

Después unos cuidados durante 15 días de ponerte una pomada y que no te de el sol en la zona, y después eso, pues nada, normal. Cuando te haces un arreglito, empiezas a mirarte al espejo y te ves un poco mejor, es como que tu ánimo y tu optimismo cambia. Comienzas a sonreír más, te empiezas a gustar y ya, pues te pica un poquito… pues ahora me voy a hacer otra cosita.

Y la verdad, estoy muy contenta con el resultado. Llevaba años ya con ganas. Esto me empezó a salir siendo muy joven y tenía muchas ganas de hacérmelo. En general no tengo muchas arrugas para la edad que tengo, pero es que esto hay que quitarlo de aquí. Y bueno, lo hemos conseguido.»

Para Sabina volver a mirarse en el espejo y no verse esas arrugas no tiene precio.

Otros testimonios