Hilos mágicos Charo

Hilos mágicos antes y después
Edad:
44
Ciudad:
Madrid
Fecha de intervención:
Octubre de 2013
Tiempo:
20 Minutos
Nº de Sesiones:
1

Charo nos habla de su mejora en su expresión facial gracias a los hilos mágicos, un revolucionario sistema que logra el tensado de la piel.

Vídeo

Fotos de hilos mágicos

Testimonio

A Charo, lo que más confianza le transmitió a la hora de realizarse su tratamiento de hilos mágicos, era que el doctor que se los aplicó se lo había hecho también a su mujer. Con este tratamiento consiguió su objetivo principal cuando acudió a nuestras clínicas: eliminar su papada.

“Me llamo Charo, tengo 44 años, y bueno, vine, la verdad, solamente para que me quitasen un poco de papada y, luego también, ya que estaba aquí, pues vi los folletos y tal, y bueno la verdad es que me apetecía bastante levantar un poco la sonrisa más. Y la expresión más clara.

Y bueno, pues hablando me pasaron con el Dr. Phillipe, que no le conocía, y la verdad es que bueno, me dijo que me vendrían genial los hilos mágicos y, bueno, la verdad es que me puse en sus manos para el tema de subir un poco la expresión y, que bueno, que no era una operación grande, ni nada y bueno, que daba muy buenos resultados y, sobre todo, que él se lo había hecho a su mujer, eso era muy importante porque si se lo hace a su mujer, pues claro.

De esto que te ve la gente y te dice: ¡Qué bien estás!, ¿Qué te has hecho?. Y tú: no, nada sonreír un poco más. No, la verdad es que estoy diciendo lo que me he hecho y donde porque además está muy bien, si a alguien le apetece la verdad es que yo estoy contentísima.

– ¿Qué les dirías a otras mujeres para que se decidieran?

El día que se miren al espejo y vean que no son ellas, que no se reconocen, pero que tampoco quieren una gran operación ni un gran cambio para que, sobre todo tú, de repente digas: esta no soy yo, pero cuando tenga la otra operación tampoco soy yo. Entonces, realmente si lo que quieres es una mejoría de expresión, estos son ideales porque no te cambia tu expresión y no te cambia a ti misma. Entonces yo cada vez que me miro al espejo soy yo, no he cambiado nada pero es como que brillo. Entonces si que lo recomendaría eh, muchísimo, muchísimo.

Yo me miro al espejo y digo: que bien estoy hoy, que bien me encuentro.”

¡Y eso es lo que cuenta Charo! Que te sientas cómoda contigo mismo porque así la vida ¡seguro que te sonríe!

Otros testimonios