Manga Gástrica: la historia de Carmen

Edad:
60
Ciudad:
Madrid
Fecha de intervención:
Mayo de 2016
Peso Inicial:
106 Kg
Peso 3 meses:
90 Kg
Peso 6 meses:
58 kg

Vídeo Manga Gástrica 3 meses después

Carmen no se lo pensó dos veces: cuando empezó a sentir que su salud estaba en peligro por sus problemas de sobrepeso, decidió venir a nuestras Clínicas Diego de León desde Salamanca para ponerle fin a la obesidad mediante la intervención de Manga Gástrica. Gracias a este tratamiento, ya ha perdido más de 40 kilos y su vida ha mejorado a unos niveles increíbles.

Fotos antes y después Manga Gástrica

antes-despues-web-carmen

Testimonio de paciente de Manga Gástrica

Cuando Carmen vino por primera vez a la clínica pesaba 106 kg. Su vida se había convertido en un verdadero calvario, no podía subir las escaleras, le costaba mucho andar y lo peor es que su estado de salud se había visto deteriorado en estos últimos años. Tan sólo 6 meses después de comenzar con el tratamiento de Manga Gástrica, Carmen ha conseguido perder más de 40 kg y todavía le quedan algunos más, su estado de salud ha mejorado y lo mejor es que ella se siente mucho más feliz con ella misma.

Hola, soy Carmen, vengo de Salamanca, me he hecho la operación de manga gástrica y he perdido más de 40 kg. Empecé con 106kg y hoy día estoy llegando ya a mi meta.

Llevaba mucho tiempo con muchos problemas, sobre todo la autoestima, porque sí que es verdad que hacía dietas, perdía peso, pero en cuanto la dejaba recuperaba el doble. Entré en una dinámica de subida cuando adelgazaba, pero luego muchos problemas psicológicos con respecto a mi obesidad.

Yo antes tenía la tensión muy alta, ahora tengo 11 o 12 de máxima.
Me daban muchas taquicardias, ahora no tengo. Subir unas escaleras para mí era un castigo, de hecho siempre buscaba los ascensores. Y ahora subo sin ningún tipo de problema.

El día de la intervención tuve los nervios típicos, pero la verdad que el trato de todo el equipo del hospital me hizo que perdiera todo.

La dieta para nada, realmente no paso nada de hambre, es más, muchas veces tengo que pensar que comer, y siguiendo todas las recomendaciones que me dan aquí lo llevo fenomenal. Hago también mucho ejercicio pero lo estoy llevando sin ningún tipo de esfuerzo.

Desde cosas tan insignificantes como poder cruzar las piernas, poder ponerme unos zapatos… Empezando por esos pequeños detalles hasta llegar un momento en que pierdes los complejos. He pasado de una talla 54 a una 42. Entonces todos esos detalles, el hecho de que la gente te vea por la calle y les cueste reconocerte, te anima a decir: Ha merecido la pena.

Me encuentran fenomenal, que me he quitado un montón de años de encima, pero sobre todo, el contraste más importante es la gente que hace tiempo que no me veía, que les ha costado incluso reconocerme.

Gracias por confiar en las Clínicas Diego de León.