Reducción de estómago con método POSE: testimonio antes y después

Antes y Después Helena - Método POSE
Edad:
31
Intervención:
Septiembre de 2015
Tiempo:
30 Minutos
Peso Inicial:
91 Kg
IMC Inicial:
33.8
Peso 5 meses:
56 Kg
IMC 5 meses:
20.8

Vídeo método POSE

Fotos

Testimonio método POSE

Actualmente la obesidad infantil se está convirtiendo en un verdadero problema para las sociedades desarrolladas. Cada vez son más los gobiernos e instituciones públicas que se suman a la creación de campañas y políticas que pueden concienciar a la población sobre este problema.

Así comenzó el problema de nuestra paciente Helena, desde que era muy pequeña sufría graves problemas de obesidad, marcando siempre su estilo de vida. Por muchas dietas que hacía nunca conseguía bajar el peso que tenía que perder, así que un día comenzó a buscar otras alternativas y se decantó por el tratamiento de Método Pose. Ya han pasado 5 meses desde que empezó el tratamiento, es el momento de ver cómo se siente y los kilos que ha conseguido perder.

Nuestra equipo de la unidad de sobrepeso y obesidad están muy orgullosos de que pacientes como Helena estén consiguiendo cumplir sus sueños, dejar los complejos y tener una vida totalmente saludable. Aquí podéis leer su testimonio, tras 5 meses de la intervención de POSE en Clínicas Diego de León.

Me llamo Helena, tengo 31 años y me hice el método POSE hace 5 meses y he perdido 35 kilos.

Desde muy pequeñita había estado siempre por encima de mi peso normal, había hecho un montón de dietas, en las que si se perdía peso, pero al final lo dejas y vuelves a recuperarlo.

Mirando por internet vi la clínica, vi que había una técnica nueva que era el método POSE, que consistía en hacer una serie de pliegues en el estómago para reducir el tamaño y con eso al final conseguir una saciedad en el paciente.

Al principio cuesta, cuesta cambiar tus hábitos que has llevado desde pequeñita, pero luego todo es mentalizarte, hacerte a la idea de que tienes que cambiar, que tiene que ser un punto y final, y empezar.

Cuando te dicen, te enfrentas a que tienes que perder tantísimos kilos, la primera impresión es, no me lo creo, es imposible, pero luego ya, cuando ya lo consigues, no te lo crees. Yo a día de hoy no me lo creo. Yo es que voy a tiendas y aún voy a la talla que tenía antes, ahora veo la talla que utilizo y no puede ser que yo me meta ahí, no soy consciente del cambio que tengo.

Ya no solo es el cambio físico que es evidente y que te lo nota todo el mundo, sino ya es como te repercute a ti en tu día a día, te sientes más animada, tienes ganas de hacer cosas que antes no tenías ganas de hacer.

El otro día me pasó que iba por la calle con mi perra, me encontré con mi padre, y no me reconoció, me reconoció por la perra y no por mi.