Inicio » Opiniones » La otoplastia de Cristina: «Ahora me siento más segura de mí misma»

La otoplastia de Cristina: «Ahora me siento más segura de mí misma»

TRATAMIENTO: OTOPLASTIA

TIEMPO QUIRÚRGICO: 45 MINUTOS

ANESTESIA: LOCAL

RESULTADO: INMEDIATO

La otoplastia de Cristina

¡BYE BYE OREJAS DE SOPLILLO EN SOLO 45 MINUTOS!

Cristina no se reconocía frente al espejo con el pelo recogido.

Sus orejas le provocaban un gran complejo.

Pero después de realizarse su otoplastia en nuestras clínicas, volvió a sonreír para siempre. 

No se recogía el pelo ni siquiera en el gimnasio

Y así lo ha recalcado ella en el vídeo que ha compartido con nuestros seguidores:

» Mi complejo de orejas siempre me ha condicionado. No me atrevía a ponerme moños ni coletas ni ningún tipo de peinado que dejase las orejas al descubierto. Ni siquiera cuando hacía ejercicio en el gimnasio».

No exagera cuando asegura que sus orejas se convirtieron en ese gran obstáculo que le impedía desenvolverse con naturalidad en su día a día.

¿Cómo conoció nuestras clínicas?

Durante su relato, Cristina explicaba que conoció nuestras clínicas gracias a las recomendaciones de numerosos rostros conocidos que también forman parte de nuestros pacientes más fieles.

En principio solo acudió a pedir información en una primera cita de asesoría gratuita con nuestro equipo médico.

«Quedé tan encantada con el equipo que ya no tenía ninguna duda. Quería hacerme mi tratamiento en Clínicas Diego de Léon»

¿Cómo viviste el día de tu intervención?: «¡Fue realmente mágico!»

Cristina reconoce que cuando llegó el día de su intervención estaba especialmente nerviosa.

Pero en cuanto volvió a nuestras instalaciones, nuestro equipo se encargó de transmitirle toda la calma que ella necesitaba.

«Me he sentido como en casa»

Nuestra joven paciente ha recalcado que para ella fue un proceso mágico.

¿Cuál fue tu reacción cuando te miraste al espejo por primera vez?

«Cuando me miré al espejo por primera vez después de la otoplastia, lloré de la emoción. Y cuando vi a mi madre volví a llorar. No me lo podía creer. Las dos nos abrazábamos emocionadas»; relata todavía conmovida.

«Fue un momento tan maravilloso que lo volvería a repetir 100.000 veces»

«¡Ahora mismo tengo la autoestima por las nubes!»

«Me ha cambiado la vida:  Me encuentro más segura de mí misma».

Me levanto por la mañana y afronto el día pisando más fuerte que nunca. Puedo peinarme como me dé la gana. Me miro al espejo continuamente y no puedo parar de sonreír.

«¡Estoy feliz!»