Perder 45 kilos gracias a la Manga Gástrica | Testimonio

Edad:
21
Ciudad:
Madrid
Fecha de intervención:
Octubre de 2016
Peso Inicial:
99,4 Kg
Peso 3 meses:
76,6 Kg
Peso 6 meses:
61 kg

Vídeo Manga Gástrica para la pérdida de peso

Testimonio de paciente de Manga Gástrica

Con tan solo 21 años Carolina pesaba 100 kilos. Cuando tuvo un problema grave de salud debido al cual perdió la capacidad de movimiento decidió ponerle punto y final a su obesidad y se sometió a una manga gástrica. Este es su testimonio.

“Mi nombre es Carolina, tengo 21 años y me he realizado un tratamiento de Manga gástrica. El mayor motivo por el que me lo realicé fue por la salud. De pequeña tuve un problema de las piernas. Me quedé sin andar, no sé cuántos meses fueron, creo que un añito o algo así. Sumado a malos hábitos pues poco a poco sobrepeso y ya, con 19 o 20 años te metes en 90 o 100 kilos.

Fueron muchos factores, no quieres fijarte, obviamente ves las fotos, te ves mal pero dices: “Bueno, hago una dieta y ya.” Haces una dieta pero bajas 5 kilos, luego engordas 10 y así. He perdido en total como unos 45 kilos más o menos. Me he quedado casi en la mitad de lo que era. He tenido suerte porque hay gente a la que no le apoya su entorno y a mí todo el mundo, tanto mi novio como mi familia, mi hermana… todo el mundo me ha apoyado.

A la semana ya estaba perfecta. Te sientes un poco débil pero yo creo que con cualquier intervención. Es un proceso complicado pero la verdad es que la clínica te apoya un montón, te ponen medios, psicólogos para que te acompañen porque, es verdad que cambias físicamente pero también cambias mucho psicológicamente y de forma de ser. Hay gente con la que hablo ahora, y a lo mejor hace mucho tiempo que no veía, y dicen: “Jolin, pareces otra.” Porque yo siempre he estado muy cohibida y me costaba mucho expresarme, siempre miedos… Yo he crecido en una ciudad muy pequeña y la gente tiene muchos más prejuicios que aquí. Pensaba que me iban a rechazar y por no decir algo malo no hablas.

Al final porque me he dado cuenta pero siempre he sido una persona que ha pasado un montón. Estoy gorda, pues muy bien. Al que le guste bien y al que no, no. En el momento no te das cuenta pero te quita de muchas cosas. Tonterías como cruzar las piernas yo antes no podía. No podía cruzar las piernas. Ahora todo es mucho más cómodo. Una cuesta que me moría. Subía y me daba algo. Hago lo mismo que antes pero no hay color.

Yo nunca había sido delgada. Para mí todo es nuevo ahora. Ir a una tienda y poder comprarte la talla S o la M. Cuando pasé a la M para mí fue… Yo siempre he sido de L o XL y si eso. Hay veces que no compraba ropa, no me valían. Era siempre la malla y la camiseta. Ahora es: “A ver qué me pongo.” Es otro mundo. Es otra vida“.

Como veis, la vida de Carolina ha dado un giro de 180 grados y ahora es una persona mucho más feliz.