Tratamiento de thermage Irene

Tratamiento de Thermange antes y después
Edad:
41
Ciudad:
Madrid
Fecha de intervención:
Diciembre de 2012
Tiempo:
90 Minutos
Zona:
Facial
Nº de Sesiones:
1

Irene se ve mucho más joven desde que se ha hecho en nuestras clínicas el tratamiento de Thermage.

Vídeo

Fotos de tratamiento de Thermage

Testimonio

Irene se veía la cara tristona y no tenía que ver con su estado de ánimo, ¡tenía que ver con el aspecto de su piel! El paso de los años había hecho que adquiriera un aspecto flácido y envejecido. Irene no podía más con ese aspecto que le sumaba años de apariencia así que acudió a nuestras clínicas a informarse sobre los tratamientos que podía realizarse para corregirlo.

El thermage fue la solución ideal para ella. Gracias a él consiguió recuperar el brillo de su rostro y quitarse de encima unos cuantos años en una sola sesión. Lo mejor del proceso es que la recuperación es rápida y no conlleva ninguna complicación, por lo que Irene pudo incorporarse a su rutina diaria nada más salir de la consulta de nuestros médicos estéticos.

“Me llamo Irene, tengo 41 años y pues hacía ya un par de años o así me miraba al espejo y veía la cara pues ya tristona, caída que no estás como para decidirte a hacer un tratamiento así fuerte, radical, pero que por mucho que te pongas un poquito de bótox y vitaminas, no llegas a conseguir la expresión, ese brillito que estaba ya perdido.

Total que me hablaron del tratamiento de thermage y lo he hecho hace dos días y la verdad es que los resultados han sido muy buenos porque me noto como la piel más gordita como más rejuvenecida, como si se hubiera echado para atrás el reloj unos años. Y además ha sido algo muy rápido, muy fácil de hacer y muy sencillo, no he tenido que pensármelo mucho, ni he sufrido haciéndomelo ni he tenido ningún problema.

– ¿Se lo recomendarías a la gente?

Se lo recomiendo porque está muy bien, es una cosa que no sabía que existía y que daba tan buen resultado.”

Irene ya se deshizo de esos años de más que le daba su apariencia cansada. ¿Y tú, a qué esperas para seguir su ejemplo?

Otros testimonios