Thermage: el lifting sin cirugía no es Ciencia Ficción

Pide tu cita gratis
Enviar consulta

Si prefieres un diagnóstico personalizado,
rápido y cómodo, solicítalo gratis aquí:

Valoración Online
Inicio » Belleza y Tendencias » Thermage: el lifting sin cirugía no es Ciencia Ficción

Thermage: el lifting sin cirugía no es Ciencia Ficción

Cómo funciona el Thermage | Clínicas Diego de León

Cuando escuchamos o leemos la palabra ‘radiofrecuencia’ se nos pueden venir varias cosas a la cabeza. Si nos ponemos peliculeros, probablemente nos suene más a espionaje y aventuras de la guerra fría, si no nos van los dramas bélicos quizá nos vengan a la mente las ondas de radio y resuenen en nuestros cerebros las voces de algún que otro locutor.

Lo que seguro que no se nos ocurriría pensar en un primer momento, es que la ‘radiofrecuencia’ tiene que ver mucho con la belleza ¡y no con la belleza del audiovisual! Sino con la estética facial y corporal. Si te resulta increíble el hecho de que este tipo de tecnología se pueda aplicar en tratamientos de estética, es porque todavía no conoces cómo funciona y los resultados que da.

Inicios de la radiofrecuencia

En física, la radiofrecuencia es el término que se emplea para designar la porción el espectro electromagnético menos energética. Después de que Maxwell y Hertz sentaran las bases teóricas de la propagación de las ondas electromagnéticas, otros físicos se dedicaron a ver qué era exactamente lo que se podía llevar a cabo con este nuevo descubrimiento y así fue como se comenzaron a realizar los primeros experimentos que hoy en día han derivado en el pilar tecnológico fundamental de nuestra sociedad: los medios de comunicación de masas.

Pero los teóricos se dieron cuenta de que esa misma tecnología se podía aplicar también en medicina, ya que permitía realizar pequeños cambios en el cuerpo humano sin la necesidad de practicar una incisión.

Gracias a ello y a las investigaciones en este campo que se han venido realizando durante los últimos 75 años, hoy en día se pueden tratar problemas como la apnea del sueño o arritmias cardiacas. Además, la radiofrecuencia se usa para cauterizar heridas, eliminar verrugas y tejidos infectados y hasta para destruir tumores.

El uso de Thermage en medicina se remonta hasta hace 75 años.
El uso de radiofrecuencia en medicina se remonta hasta hace 75 años.

La radiofrecuencia en la estética

¡Un momento! Es muy interesante saber qué tecnología nos permite ver a Elsa Pataky, Penélope Cruz o Kim Kardashian paseándose delante de nuestros ojos cada tarde a través de una pantalla, pero también queremos saber cómo la radiofrecuencia nos puede ayudar a estar tan estupendos como ellas.

Al igual que ocurrió con el botox algo que comenzó a usarse en medicina, acabó introduciéndose en el campo de la estética al ver que además de arreglar problemas de salud, podía arreglar problemas de autoestima y al igual que en el caso de la toxina botulínica, relacionados con el envejecimiento de la piel.

La radiofrecuencia aplicada a la estética se conoce como Thermage y más popularmente como ‘lifting sin cirugía’, así que con esta denominación nos queda clarinete para qué se utiliza. Gracias a la radiofrecuencia se puede rejuvenecer la piel y  no dejar ningún tipo de marca y además, sus efectos se van intensificando a lo largo del tiempo después de la aplicación. ¡Qué maravilla indolora, práctica y eficaz! Ahora sólo nos queda saber cómo funciona exactamente.

Cómo funciona la radiofrecuencia en nuestra piel

No te asustes. El Thermage está perfectamente estudiado y no va a resultar en nada nocivo para tu cuerpo. No pienses en películas de Ciencia Ficción porque lo único que tiene de fantasía este tratamiento son los increíbles resultados que proporciona.

El Thermage actúa en nuestra piel mediante la energía que se crea por la oscilación de las radiaciones electromagnéticas. Esa energía produce calor que se transmite a los tejidos cutáneos, que se ven estimulados y comienzan a producir colágeno y elastina, los dos componentes que permiten que nuestra piel tenga un aspecto terso y joven frenando la generación de las siempre preocupantes arrugas.

El tratamiento, además de favorecer la producción de colágeno a largo plazo, en el corto permite activarlo y comenzar la retrotracción de la piel de la zona, haciendo que se estire.

En qué zonas se puede aplicar

Una de las principales ventajas de la radiofrecuencia aplicada en estética, es que se puede aplicar además de en el rostro en diferentes zonas de nuestro cuerpo, consiguiendo resultados igual de satisfactorios.

Las áreas en las que se puede aplicar el Thermage corporal, además de en rostro y cuello son las siguientes:

  • Escote
  • Abdomen
  • Glúteos
  • Espalda
  • Brazos
  • Piernas

Ninguna de estas zonas supone un esfuerzo extra por parte del paciente una vez realizado el tratamiento. Pese a que el grosor de la piel varía de unas a otras y por lo tanto la duración de la aplicación de la radiofrecuencia puede variar en unos pocos minutos, inmediatamente después de realizarse, el paciente podrá incorporarse a su rutina con perfecta normalidad independientemente de qué parte de nuestro cuerpo sea la intervenida.

La incorporación a la rutina después de realizarse el Thermage es inmediata.
La incorporación a la rutina después de realizarse el Thermage es inmediata.

Eres ideal para el thermage

Después de entender cómo funciona el tratamiento y de ver qué beneficios puede tener para ti, puede que te estés preguntando si eres el paciente ideal para él. Hagamos una cosa: revisa todos los puntos de este check list y si sientes que la mayoría están hablando de ti, te damos permiso para que te acabes de enamorar por completo del Thermage.

  • Quieres eliminar la flacidez de tu piel. No quieres que la desaparición de colágeno en distintas zonas de tu cuerpo sea un problema nunca más.
  • ¡Una (al año) y no más Santo Tomás! No quieres tener que estar acudiendo a consulta cada dos por tres para darte sesiones de repaso.
  • ¡A veces en la vida sí que se puede tenerlo todo! Quieres un tratamiento que sea eficaz y con una recuperación inmediata pero que aporte unos resultados de diez, es perfectamente normal y la radiofrecuencia sabe cumplir este deseo como ningún otro tratamiento.
  • Tienes un temor profundo a las agujas. ¡Y te entendemos! Desde que viste ‘La Bella Durmiente’ nada ha vuelto a ser igual. Si huyes despavorida cada vez que ves un objeto punzante y fino, el Thermage es tu amigo.
  • En algunas ocasiones, además del paso del tiempo interfieren en el deterioro de nuestra piel otros factores, como puede ser una exposición prolongada al sol, una dieta poco equilibrada o pasar por procesos hormonales muy bruscos, como el embarazo. Todos estos agentes pueden que hayan resultado en flacidez y ese daño nunca te ha hecho sentir demasiado cómoda.

¿Con cuántas te has sentido identificada? Ahora que ya lo conoces del todo bien ¡ya tienes todo el permiso del mundo para caer rendida a los pies del Thermage! Dicen que el amor es ciego, pero cuando el objetivo de tu atención es tan perfecto como la radiofrecuencia, no hacen falta ni vendas ni ceguera, te enamoras de verdad.