obesidad-sobrepeso-huesos

Obesidad y sobrepeso, un problema de salud para tus huesos

Actualmente el 13% de la población mundial padece algún tipo de problema relacionado con su peso, lo que significa que más de 640 millones de personas sufren obesidad y sobrepeso. Pero, ¿somos conscientes de lo que significa estar por encima de nuestro peso ideal?

Con el paso de los años la obesidad se ha convertido en una de las enfermedades que más afecta a la población. El exceso de peso produce un efecto negativo en nuestro organismo que se traduce en un alto riesgo de sufrir múltiples patologías como pueden ser las enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios, aparición de diabetes, posibles dificultades a la hora de conciliar el sueño o concebir hijos y hasta algunos tipos de cáncer.

Aunque la mayoría de las personas son conscientes de este tipo de enfermedades, todavía existen muchos más problemas derivados al exceso de peso entre ellos el gran desgaste que sufren los huesos y las articulaciones.

Según los últimos estudios clínicos y médicos, las personas obesas tienen una mayor probabilidad de sufrir daños en los huesos, permanentes e incluso irreparables. El problema es tan grave que puede llegar a derivar en padecer artritis o tener que necesitar prótesis en zonas tan sensibles como son las caderas o las rodillas.

Como podemos ver, la obesidad supone un grave problema para nuestros huesos y junto a nuestros expertos en obesidad, sobrepeso y nutrición analizamos lo que verdaderamente le ocurre a nuestro organismo.

El exceso de peso es un problema para tus huesos

  • La fuerte presión que ejerce el exceso de peso sobre los tejidos de conexión en la zona de alrededor de las articulaciones es la auténtica responsable de la inflamación, hinchazón y hasta dolor en los huesos.
  • Este tipo de molestias pueden llegar a ocasionar lesiones tan conocidas como la tendinitis o problemas más graves como la bursitis.
  • La bursitis es algo muy común entre aquellas personas con sobrepeso u obesidad. Se caracteriza principalmente por ser una inflamación de la bolsa serosa que se encuentra entre las articulaciones de la cadera, hombro o rodillas y que sirven como protección para nuestros músculos y tendones. La hinchazón de estas bolsas conlleva una gran molestia, dolor e incluso discapacidad.

Analizando esto observamos que aquellos pacientes que padecen un exceso grave de su peso no solo dañan sus huesos y articulaciones de manera progresiva, sino que reducen con creces su independencia de movilidad llegando a afectar su calidad de vida y sus hábitos diarios.

Por este motivo, nuestro equipo médico especializado en nutrición aboga por la necesidad de poner fin a estos problemas derivados del peso, siendo la única solución para revertir problemas graves de salud como las fracturas óseas u otro tipo de enfermedades que hemos comentado con anterioridad.

¿Cómo puedo solucionar mi problema de obesidad?

Antes de comenzar con cualquier tipo de tratamiento, ya sea una dieta personalizada u otro tipo de técnicas relacionadas con la reducción de estómago, es necesario acudir a un centro especializado en nutrición, como Clínicas Diego de León, donde poder conocer cuál es el estado de salud real.

Una vez que nos encontremos en la consulta, lo primero será conocer de primera mano cuál es nuestro Índice de Masa Corporal (IMC). Para ello necesitaremos saber nuestro peso y nuestra altura y tras la realización de una pequeña fórmula sabremos si sufrimos o no exceso de peso.

tabla IMC

Unos cuántos kilos de más

Si el cálculo de nuestro IMC se encuentra entre 25 y 29,9 estaremos ante una situación de sobrepeso, algo muy normal entre la población hoy en día y fácil de resolver.

La mejor opción dentro de este baremo será comenzar con una dieta de pérdida de peso especializada y personalizada según nuestras necesidades.

En nuestro caso, nuestro equipo de nutrición será el encargado de ayudar a cambiar los hábitos de alimentación, de tal manera que el paciente comience a perder peso sin pasar hambre.

Es hora de comenzar a bajar de peso

Si nuestro dato se encuentra entre el 30 y el 39,99 tenemos que ser conscientes del problema que tenemos.

En este caso probablemente las dietas no sean lo más adecuado y tengamos que necesitar otro tipo de tratamientos como la reducción de estómago sin cirugía

Técnicas como el Método POSE o el Método APOLLO serán las más recomendables para perder peso sin modificar las conductas alimenticias y lo mejor, sin tener que pasar por el quirófano.

 

Obesidad mórbida, una situación grave que hay que solucionar 

Tener un IMC igual o superior a 40 es un síntoma de que nuestra salud no está en su mejor momento y que es necesario cuánto antes solucionar este problema.

Ante esta situación no hay alternativa posible y será necesario recurrir a tratamientos más complejos y especializados como la cirugía bariátrica, pudiendo elegir entre la Manga Gástrica o el ByPass Gástrico.