fbpx

10 mitos, verdades y mentiras de la Cirugía Estética

Pide tu cita gratis
Enviar consulta

Si prefieres un diagnóstico personalizado,
rápido y cómodo, solicítalo gratis aquí:

Valoración Online
Inicio » Cirugía Estética » 10 mitos, verdades y mentiras de la Cirugía Estética

10 mitos, verdades y mentiras de la Cirugía Estética

Mentiras sobre la cirugía estética

¡Vuelven los mitos, leyendas y verdades sobre cirugía estética! Si ya os contamos por qué era imposible que la leyenda de los implantes de Ana Obregón en el avión fuera cierta y por qué hacerse una liposucción no es sinónimo directo de adelgazar, ahora queremos que acabéis de una vez por todas con esos fantasmas que rodean a la cirugía estética.

Podéis considerar que somos una especie de mediums o de sacadores de espíritus -pero de buen rollo- que acabarán de sacar de vuestra cabeza esos conceptos erróneos que aún hacen que la sociedad considere la cirugía estética como algo negativo, porque al fin y al cabo es una decisión personal tan loable como cualquiera de las otras tantas que tomas a diario aunque ¡ojo! esta requiera una meditación mayor, nunca diremos lo contrario.

1. Los resultados son antinaturales

Falso

Los resultados de una cirugía plástica no son artificiales siempre y cuando se deposite nuestra confianza en personal profesional y certificado.

Un buen cirujano tiene la capacidad de aconsejar al paciente acerca de cuál es el punto exacto para que su cirugía plástica ponga fin a sus complejos sin incurrir en resultados artificiales. Por ello es esencial que el paciente deposite su confianza en su médico y sea consciente en todo momento de cuál será la diferencia entre sus aspiraciones y los resultados reales.

2. Cada vez son más hombres los que se realizan cirugías estéticas

Verdadero

¿Y por qué no debería ser así? A todo el mundo le gusta sentirse cómodo con su aspecto exterior y cada vez son más los que deciden deshacerse de los clichés impuestos por la sociedad que hacen que exista cierto rechazo a los hombres que cuidan su físico.

La parte del cuerpo que más suele acomplejar a los hombres son sus pectorales y por ello la ginecomastia es uno de los tratamientos más demandados, junto a la rinoplastia y la otoplastia.

La cirugía y la medicina estética nunca fue solo para mujeres.

3. La cirugía estética permite calcar los rasgos faciales de otras personas

Falso

Las licencias de guion son una cosa y la realidad es otra muy distinta. Para ser igualita a tu celebrity favorita podrías ponerte en mano del equipo de maquilladores y peluqueros de ‘Tu cara me Suena’ o del de las cientos de películas en las que Eddie Murphy es capaz de interpretar a 20 personajes distintos con rasgos físicos totalmente opuestos, sin embargo si esas son tus aspiraciones, no acudas a una clínica de cirugía estética.

Tus aspiraciones puede que no encajen con tu estructura osteocartilaginosa y puede que la nariz de Elsa Pataky no quede bien con el resto de tu rostro, puesto que la armonía facial de cada persona es única y depende de sus proporciones naturales. El criterio del cirujano en esta parte es esencial y te ayudará a entender que quizá la forma de tu nariz no pueda ser modificada como la que le sale a Blake Lively en las fotos sobre la alfombra roja.

4. La cirugía estética es adictiva

Falso

La mayoría de nuestros pacientes de cirugía pasan una sola vez por quirófano para solucionar un problema en concreto.

Sí que es cierto que hay ciertos trastornos de la personalidad que hacen que la cirugía se convierta en una adicción más, pero se da en casos aislados de trastornos adictivos o dismórficos y el cirujano ha de ser capaz de detectarlos y de hablar con los pacientes para hacerles entender el problema ya que esto puede derivar en complicaciones serias para su salud.

Por otro lado, los pacientes de medicina estética sí que son recurrentes, pero esto se debe a que estos tratamientos son de carácter temporal -como la eliminación de arrugas y los rellenos faciales- y necesitan de al menos una sesión de recuerdo al año para mantener los resultados.

5. Las suturas de las cirugías estéticas no dejan cicatriz

Verdadero

Los cirujanos estéticos realizan un tipo de sutura que no deja cicatriz ya que se realiza de forma intradérmica, de tal modo que una vez que se retiran los puntos la marca que dejan es prácticamente imperceptible.

En adición tras la cirugía se realiza una revisión de la cicatriz en la que elimina el tejido cicatricial haciendo que la marca quede orientada en el sentido de las propias arrugas y pliegues de nuestra piel, para posteriormente volver a cerrarla con meticulosidad y materiales de sutura especiales para cirugía estética, que hacen que la cicatriz se haga invisible.

El tipo de sutura empleado en cirugía estética permite que no aparezcan cicatrices visibles.

6. Las operaciones de cirugía estética requieren retoques continuos

Falso

Los resultados de una cirugía plástica permanecen de por vida. Sí que es cierto que en determinados tratamientos como la liposucción, si el paciente vuelve a rutinas alimenticias y físicas nocivas, recuperará la grasa eliminada durante la intervención.

Por otro lado, las cirugías con implantes permiten que estos sean eliminados o cambiados por unos de menor o mayor tamaño, pero este proceso no es necesario a no ser que se quiera retocar el resultado, ya que las prótesis actuales no necesitan ser renovadas.

Es importante, como ya hemos mencionado, tener clara la diferencia entre los tratamientos de cirugía y los de medicina estética, ya que en el caso de los segundos sí que requieren sesiones de recuerdo puesto que son tratamientos que se realizan con sustancias que nuestro organismo absorbe de forma natural pasado un determinado periodo de tiempo que oscila entre los 6 y los 9 meses.

7. La cirugía plástica y estética es una especialidad médica

Verdadero

Los cirujanos plásticos y estéticos están tan cualificados como los cirujanos de cualquier otra especialidad. Su formación pasa por los mismos puntos y también han de estar colegiados para ejercer su profesión.

Estos especialistas tienen además su propia sociedad que les avala como profesionales, la SECPRE, a la que siempre se ha de acudir en caso de tener alguna incidencia durante el proceso de nuestra intervención.

8. Realizarse una cirugía estética en el extranjero es más barato

Falso

¡Cuidado con el turismo de cirugía! Puede parecer una locura, pero este concepto se empezó a poner de moda y cada vez eran más personas las que decidían cruzar el charco para someterse a intervenciones que en apariencia eran más económicas que en España pero que sin embargo a la larga acababan saliendo caras.

Recuerda que una intervención ni termina ni empieza en el quirófano. El proceso de preparación es esencial y no hablemos del de recuperación, en el que podrás necesitar la ayuda de tu médico en cualquier momento, así como la tranquilidad de poder acudir a él en caso de que haya algún tipo de complicación, elemento esencial que se elimina cuando el posoperatorio se realiza en un país a cientos de kilómetros de nuestro lugar de residencia.

9. La cirugía plástica es más dolorosa que otro tipo de cirugías

Falso

¿Qué diferencia puede haber entre una cirugía plástica y una de otras especialidades? Los avances en el campo de la estética han hecho que estas intervenciones se conviertan en rutinarias y absolutamente alejadas del concepto de dolor que tanto las ha martirizado desde que se empezaron a normalizar en nuestra sociedad.

Mientras que confíes tu salud en cirujanos especializados, cualificados y que te transmitan la confianza necesaria como para ponerte en sus manos, como  nos decía Mecano «lo demás está de más».

Este mito es uno de los más extendidos y también uno de los más absurdos: los procesos de cirugía estética no requieren más cuidados, preocupaciones ni molestias que cualquier otro tipo de cirugía.

Los cirujanos estéticos pasan por el mismo periodo de formación que los cirujanos de otras especialidades.

10. La cirugía estética es fruto de la frivolidad pasajera

Falso

Los pacientes que se someten a cirugías estéticas lo hacen motivados en la mayoría de las ocasiones porque sus complejos físicos les están repercutiendo en el aspecto psicológico. Solucionar las inseguridades a golpe de bisturí no tiene absolutamente nada de malo y es una opción como otra cualquiera.

Los avances en medicina han hecho que este tipo de intervenciones sean tan seguras como cualquier otra y más allá de ser un capricho, suponen la solución para los problemas de baja autoestima de muchas personas que después de la operación no solo mejoran su aspecto físico sino también el emocional.

Siempre lo decimos: la vida son dos días y cuando se viven estando a gusto con uno mismo, de la forma en la que sea, ¡se pasan mucho mejor!

¿Cuántos de estos mitos te habías creído hasta ahora? El problema parte de que la cirugía estética no está muy bien vista, pero ese concepto cada vez está cambiando más y por fin están desapareciendo las leyendas negras que la rodean y sobre todo, se está reconociendo la labor de los cirujanos estéticos, que además de regalar cambios físicos, regalan auténticos cambios de vida.