Razones para realizarse una Otoplastia

5 motivos para realizarte una Otoplastia

Coletas, moños, trenzas…¿Te imaginas no poder hacerte ni un solo peinado e ir todo el día con el pelo suelto, sin recoger? Pues así es como viven muchas de nuestras pacientes diariamente y ¿sabéis por qué? Por culpa de un complejo atroz, sus orejas.

Con el paso de los años, la otoplastia se ha convertido en una de las cirugías menores con mayor demanda del mercado, aunque es mucha la información que se ofrece al respecto sobre esta técnica y método, todavía hay muchas dudas acerca de esta cirugía y lo más importante existe miedo a no conseguir el resultado esperado y a tener que enfrentarse a un postoperatorio complicado y delicado.

Pero es hora de disipar todas estos miedos, dudas y preguntas que sabemos que muchos de vosotros os hacéis continuamente. A continuación os presentamos 5 motivos por los que hacerte una otoplastia en cualquier momento del año no es solo una buena idea, es una gran idea.

Fuera complejos para siempre

Sí, lo sabemos. El 99% de los pacientes que toman la decisión de operarse sus orejas es por una cuestión meramente estética y es que sabemos que no es de agrado de nadie padecer un problema así de por vida.

Tener una proyección de las orejas más inclinada de lo normal tanto hacia fuera como hacia debajo hace que estas personas no se sienten 100% cómodos con su imagen. Desde bien pequeños tienden a ocultar esta «imperfección» de su rostro con todo tipo de peinados, accesorios o incluso gorros y gorras, pero no dejan de ser soluciones meramente temporal. O se aprende a vivir con ello sin complejo o será complicado mantener este problema de por vida.

Gracias a la cirugía estética se puede revertir este problema sin preocupación alguna. La operación de orejas se caracteriza por ser una intervención quirúrgica que ayuda a corregir tanto la forma como el tamaño de esta zona del rostro, adaptándola por completo al resto de los rasgos faciales del paciente.

Tratamiento apto en cualquier época

No importa en que momento del año te realices esta intervención, ya que es normal que durante los primeros 2-3 días que te sientas más cansado, con alguna que otra molestia e incluso estar más pendiente de no llevar a cabo ningún tipo de actividad que pueda dañar la zona tratada o que sea de gran peso.

Tras las primeras 48 horas se retirará por completo el vendaje y se pasará a llevar una especie de banda elástica que nos ayudará a recuperarnos y mejorar así los resultados.

Ni el calor, ni el frío influirán en los tiempos de recuperación, ni mucho menos en proceso de cicatrización. Los resultados se podrán observar prácticamente de manera inmediata y serán totalmente definitivos.

No es nada peligroso

Si por algo se caracteriza la otoplastia es por ser una cirugía sencilla y sin apenas complicaciones para el paciente. En nuestras clínicas utilizamos la técnica de Moustarde para conseguir un resultado mucho más óptimo y totalmente natural.

El equipo médico solo necesita unos 60-90 minutos, aproximadamente, para poder realizar al completo esta intervención. Para el desarrollo de la cirugía se aplicará al paciente una anestesia local, de tal manera que él se encuentre más cómodo y no padezca ningún tipo de molestias durante el proceso.

Otra de las grandes ventajas que manifiesta esta intervención es la necesidad de no tener que realizar un ingreso hospitalario. Una vez que el paciente se haya recuperado por completo y despertado de la anestesia, podrá marcharse a su casa a guardar reposo relativo.

Puedes llevar una vida totalmente cotidiana

Una de las ventajas que nos presenta esta técnica es la comodidad del postoperatorio. Una vez te hayas recuperado por completo de la anestesia local podrás volver a tu casa a guardar un reposo relativo de unas 48 horas, después de esto comenzara el proceso más sencillo y rápido.

Te eliminarán la venda que te hayan puesto durante estos dos días y podrás observar tu cambio definitivo. Vale, sabemos que no es todo de color de rosa y una de las cosas más negativas que puede tener esta técnica es la necesidad de estar casi un mes con una cinta en la zona facial, pero si lo comparamos con cualquier otra cirugía es lo más cómodo de este mundo.

Tu vida, ni tus hábitos diarios se verán afectados, ya que puedes hacer tu rutina diaria sin problema. Ni el agua, ni el deporte, ni cualquier otra actividad va a afectar a tu recuperación, ni a la cicatrización. En definitivas podrás disfrutar al 100%.

Cirugía totalmente asequible

Otra de las cosas que más nos gusta de la cirugía de otoplastia es su precio. En nuestra mente la palabra cirugía siempre va ligada a un precio alto, por lo que muchos de nosotros solemos desecharlo de primera mano, en este caso nos equivocamos.

La cirugía de orejas es una de las intervenciones más económicas que existen en el mercado de la cirugía estética, por lo que prácticamente todas las personas que tengan este complejo podrán realizárselo sin ningún problema.

En nuestras clínicas somos conscientes de las dificultades que tienen muchos de nuestros pacientes o simplemente les ofrecemos otro tipo de comodidades para realizar el pago en pequeñas cuotas sin prácticamente enterarse. Por ello, esta intervención podrás financiarla en hasta 36 meses al 0% de interés, es decir que no llegarías a pagar ni 50€ al mes, como una cuota del nuevo iphone X.

Con todos estos motivos tenemos razones de sobra para convenceros que la cirugía de otoplastia es la mejor solución para tu problema estético en esta zona, ahora solo tienes que esperar cuáles son tus motivos y comenzar a hacerlos realidad.