Recuperacion Otoplastia - Clínicas Diego de León

Así es la recuperación de una otoplastia

Una de las mayores preocupaciones tras someterse a una operación de orejas u otoplastia es saber qué hacer en las semanas posteriores a la intervención.

¿Es complicado el postoperatorio? ¿Cuáles son los problemas frecuentes que suelen aparecer? ¿Qué cuidados hay que aplicar para culminar con éxito esta operación? No te preocupes que en este post encontrarás respuesta a esta y otras dudas acerca de este tratamiento. Descubre cómo es el proceso de recuperación de una otoplastia.

¿Cuál es el tiempo de recuperación de una otoplastia?

La operación de orejas es una cirugía con pocas complicaciones y con un postoperatorio llevadero. A pesar de ello, es conveniente guardar reposo absoluto durante los primeros días. Después una otoplastia el paciente debe descansar un mínimo de 48 horas y mantener el vendaje para que las orejas permanezcan en su posición definitiva. El plazo de recuperación es muy variable y depende de la evolución de cada paciente, pero suele oscilar entre 2 y 7 días. Conviene anotar que algunos pacientes pueden notar molestias durante 10 o 15 días, sobre todo al tocar o rozar las orejas y por ello es importante seguir las pautas recomendadas por nuestros especialistas.

¿Cuándo se ve el resultado definitivo?

Aunque después de una o dos semanas el resultado será muy similar al definitivo, es posible que la inflamación residual se mantenga durante varios meses. Para una valoración integral, y definitiva, es recomendable esperar tres meses.

Posibles problemas tras una operación de orejas

En los días posteriores a una otoplastia pueden aparecer algunos problemas. Los más frecuentes en este tipo de cirugía son:

  • Inflamación: Después de una operación de orejas la hinchazón es inevitable. Esta varía mucho de una persona a otra, pero por norma general suele remitir en las primeras dos o tres semanas. No es raro que la inflamación se mantenga durante los siguientes dos o tres meses, aunque de forma leve.
  • Hematomas: Los hematomas también son frecuentes. Su tamaño y evolución dependen, una vez más, del paciente. Por lo general son de pequeño tamaño y no revisten mayores complicaciones. Estos hematomas tienden a desaparecer por completo después de una o dos semanas.
  • Entumecimiento: Otra complicación habitual es notar las orejas entumecidas, adormecidas o con cierta tirantez después de la cirugía. Esta sensación remite en las semanas posteriores a la otoplastia.

Otras posibles complicaciones: al tratarse de una cirugía estética pueden darse otras complicaciones, desde infecciones en las heridas hasta episodios depresivos leves o cierta ansiedad debida a la incertidumbre por el resultado de la operación. En cualquier caso, el postoperatorio de una otoplastia es sencillo y no reviste complicaciones en la inmensa mayoría de los pacientes.

Cinco consejos para el postoperatorio

Sigue estas pautas básicas después de una otoplastia:

  1. Reposo mínimo de 48 horas. Después de esta intervención es recomendable guardar dos o tres días de reposo total en casa, en este plazo el paciente no debería trabajar ni realizar movimientos bruscos. Es importante mantener la cabeza alta el mayor tiempo posible.
  2. Vendaje compresivo. Las primeras horas son fundamentales para asegurar el éxito de la otoplastia. Es fundamental mantener el vendaje compresivo durante el tiempo que prescriba el médico, usualmente se suele mantener durante un mínimo de 48 horas. Este vendaje evita que las orejas se muevan de su nueva posición. Se retira cuando la herida está en buen estado.
  3. Diadema elástica. Una vez retirado el vendaje el paciente debe utilizar una diadema elástica, similar a la que usan algunos tenistas para el sudor. Esta se utiliza como medida de protección durante el primer mes, sobre todo en las horas de sueño. Este soporte evita movimientos bruscos y permite que las orejas se afiancen en su posición final.
  4. Limpieza de la herida. El paciente puede y debe ducharse con normalidad. Es recomendable que lo haga con un champú neutro y suave, de niño o bebé, para evitar irritar la herida.
  5. Tabaco y alcohol. Fumar dificulta la cicatrización y aumenta las complicaciones con las heridas según numerosos estudios científicos. Algo parecido ocurre con el alcohol.  Por tanto, para mejorar la recuperación de una otoplastia es muy recomendable evitar estas sustancias antes y después de la operación.

También se deben evitar las saunas y la exposición a rayos UVA en los días posteriores a la operación.  Siguiendo estas pautas el postoperatorio será más llevadero.

Recuerda que en las Clínicas Diego de León somos especialistas en otoplastia. Pide tu estudio de valoración gratuito y sin compromiso con nuestros especialistas.