beneficios-resultados-mesoterapia-facial

Beneficios y resultados científicos de la mesoterapia facial

El ritmo de vida actual pasa factura: estrés, mala alimentación y falta de sueño son una constante en nuestro día a día. Estos factores, junto el tabaco y la radiación ultravioleta (UV), son los que más repercuten en la salud de la piel. Hay un tratamiento que promete darle un aspecto renovado al rostro: la mesoterapia facial con vitaminas.  ¿Funciona? ¿Qué dice la ciencia? ¿Es posible mejorar un cutis apagado o envejecido?

Te explicamos con detalle lo que puedes esperar de este tratamiento. No te pierdas las imágenes y vídeos del final del artículo, te dejarán con la boca abierta.

¿En qué consiste la mesoterapia facial?

La mesoterapia facial es una técnica mínimamente invasiva.  Mediante inyecciones intradérmicas se introducen en la piel diversas sustancias que ayudan a rejuvenecer la piel: vitaminas, aminoácidos, coenzimas, antioxidantes y ácido hialurónico. 

Existen diferentes formulaciones que se utilizan dependiendo del tipo y estado de la piel. Unas están pensadas para prevenir, se utilizan en pacientes jóvenes; otras son más adecuadas cuando el envejecimiento cutáneo es severo.

Este tratamiento es indoloro y rápido. En solo 20 o 30 minutos el paciente regresa a su casa con un aspecto renovado.

¿Funciona la mesoterapia facial?

La mesoterapia para la cara funciona. Así lo asegura este estudio científico realizado por el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Nápoles.

Los responsables de esta investigación seleccionaron a 50 personas sanas, hombres y mujeres, que nunca habían sido sometidos a tratamientos de medicina estética. Dividieron el grupo en dos: el primero con pacientes de entre 50 y 60 años cuyo rostro presentaba un fotoenvejecimiento severo; el segundo lo formaron hombres y mujeres de entre 35 y 50 años con un envejecimiento de piel leve o moderado. Las personas con la piel más dañada recibieron tratamientos terapéuticos encaminados a mejorar el fotoenvejecimiento, mientras que el grupo más joven recibió una formulación preventiva destinada a frenar el envejecimiento de la piel.

Estas fueron las mejoras observadas en ambos grupos durante las semanas de tratamiento:

  • Más brillo.
  • Mejor hidratación.
  • Mayor elasticidad.
  • Reducción de las arrugas.
  • Aumento del colágeno.

En definitiva, se observó que, tras el tratamiento de mesoterapia, los pacientes lucían una piel más sana y juvenil.

¿Cuántas sesiones del tratamiento de mesoterapia son necesarios?

Con una sola sesión la piel de la cara mejora, no obstante los resultados de la mesoterapia facial varían de una persona a otra. El estudio científico realizado en Nápoles también investigó este punto. Para medir la mejora de la piel utilizaron dos escalas de valoración que arrojaron los siguientes resultados:

  • Después de dos sesiones: El 66% de los pacientes tratados (33 de 50) mejoró en alguna de las escalas de valoración estética utilizadas por los científicos.
  • Después de cuatro sesiones: El 100% logró un cutis con mejor aspecto. Además, una parte importante de los pacientes redujo significativamente sus arrugas.
  • Al finalizar el estudio, la mayoría del grupo investigado mostró su satisfacción por la eficacia de la mesoterapia.

Así pues, podemos afirmar que la mesoterapia facial funciona con una sola aplicación, y en solo 48 horas, pero los resultados mejoran cuando se realizan varios tratamientos.

¿Cuándo se ven los primeros resultados?

Después de dos días el paciente notará una mejora en la piel. Este resultado se mantendrá por un máximo de dos meses desde el inicio del tratamiento. La piel ganará en luminosidad, tendrá más brillo y lucirá más joven. Además, y como sugiere el estudio científico anterior, con este tratamiento se consigue una atenuación de las arrugas. Eso sí, es importante señalar que esta no es su función principal, para combatir las arrugas debes recurrir al bótox o al ácido hialurórico.

Una imagen vale más que mil palabras. Aquí tienes los resultados de los tratamientos realizados en nuestra embajadora Cristina Rodríguez, que es paciente de las Clínicas Diego de León: