El Origen del Rejuvenecimiento Facial sin Cirugía

Pide tu cita gratis
Enviar consulta

Si prefieres un diagnóstico personalizado,
rápido y cómodo, solicítalo gratis aquí:

Valoración Online
Inicio » Medicina Estética » El Origen del Rejuvenecimiento Facial sin Cirugía

El Origen del Rejuvenecimiento Facial sin Cirugía

La historia de al toxina botulínica

La utilización del tratamiento para combatir las líneas de expresión del tercio superior del rostro, se ha convertido en uno de los tratamientos faciales más demandados no sólo en nuestras clínicas sino en todo el mundo. Aspectos como sus ventajas, sus efectos o la simplicidad de su procedimiento, se han convertido en una auténtica revolución a la hora de conseguir eliminar todo tipo de arrugas en diferentes zonas del rostro.

Es un producto realmente puro que, aplicado en dosis muy pequeñas y por manos expertas, puede acarrear grandes resultados y beneficios a nivel estético. ¿Cuándo y cómo se empezó a utilizar en este campo?

Se encuentra presente en muchos fármacos que se comercializan bajo diferentes nombres o denominaciones. Es solamente la que más fama le ha dado a esta sustancia, alcanzando gran relevancia a mundial.

Sus inicios

Los comienzos de la utilización de la sustancia botulínica se remontan a la década de 1970. Por aquel entonces, su uso se restringía casi exclusivamente a servicios de oftalmología. En un primer momento, el médico Alan Scott lo utilizó para curar el estrabismo de una manera mucho menos delicada y con menor riesgo que una intervención quirúrgica.

No sería hasta finales de la década posterior, concretamente en 1987, cuando la doctora Jean Carruthers descubrió los efectos en un paciente que padecía de blefaroespasmo. Con su aplicación, al mismo tiempo que conseguía solucionar el problema de contracción del párpado, las arrugas y patas de gallo del entrecejo se iban disimulando notablemente.

Junto a su marido, la doctora Carruthers emprendió un estudio que duró tres años y en los que participaron 30 pacientes, presentándolo con gran éxito ante la Academia Americana de Dermatología. A partir de ese momento, la utilización de la sustancia para fines estéticos fue imparable, extendiéndose por más de 70 países a lo largo de los años.

El Rejuvenecimiento Facial Sin Cirugía en España

En nuestro país, el tratamiento con fines estéticos, llegó en 2004, ya que esta sustancia había sido utilizada en diferentes campos de la medicina. A partir de ese año, este tratamiento ha ido adquiriendo un gran peso, aumentando el número de pacientes de forma espectacular con el paso del tiempo.

De hecho, España ocupa el tercer puesto en el ranking de los países que más procedimientos de este tipo se realizan al año. Ofrece grandísimos beneficios y resulta muy accesible desde el punto de vista económico.

En las Clínicas Diego de León acumulamos una extensa trayectoria en esta clase de tratamiento. Nuestro experto personal te atenderá de la manera más profesional, brindándote un asesoramiento completo y resolviendo cualquier duda que pudieras tener.