El tratamiento de Hilos Tensores nos ayuda a elevar nuestros glúteos

6 razones para someterse a un levantamiento de glúteos con hilos tensores

Muchas son las personas que acuden a nuestra clínica para consultar qué opciones tienen para mejorar la apariencia de sus glúteos. Generalmente, quieren aumentar su tamaño o conseguir levantarlos. Desean mejorar el aspecto de sus posaderas, pero sin tener que seguir una cansada rutina de ejercicios. Los hilos tensores para elevar glúteos han sido toda una revolución en el ámbito de la medicina estética, ya que permiten conseguir grandes resultados sin necesidad de pasar por el quirófano.

En los últimos años se ha incrementado el número de pacientes que deciden someterse a un tratamiento para aumentar el tamaño de esta parte de nuestra anatomía o para conseguir el ansiado culo respingón. Las prótesis de silicona para los glúteos se han popularizado, subiendo posiciones en el ranking de los tratamientos más demandados. Sin embargo, los hilos tensores a precios asequibles son una gran alternativa a la cirugía y aportan grandes cambios estéticos en los pacientes que deciden apostar por este procedimiento.

Cómo se desarrolla el procedimiento

Estos hilos mágicos son invisibles y se colocan debajo de la piel, en la parte más externa de los músculos, lo que permite levantarlos y combatir los estragos que los años y la fuerza de la gravedad causan en nuestro organismo. Esta remodelación nos permite mejorar su apariencia y hacer que los glúteos parezcan mucho más voluminosos.

En Clínicas Diego de León queremos compartir contigo algunas de las ventajas de los hilos tensores para elevar las nalgas:

  1. Consigues los resultados esperados con un procedimiento mínimamente invasivo, sin cicatrices, ni complicaciones propias de una intervención quirúrgica.
  2. Se trata de un procedimiento indoloro, para el que se aplicará anestesia local en la zona a tratar.
  3. El tiempo de recuperación es corto, oscilando entre los 2 y los 4 días.
  4. Se trata de una intervención rápida y sencilla, que no sobrepasará los 60 minutos de duración.
  5. No existe riesgo de complicación como puede pasar con la cirugía.
  6. Las prótesis de silicona pueden dar lugar a infecciones y otros problemas, que no tendrán cabida con la colocación de los hilos tensores.

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) ha publicado varios artículos hablando sobre las bondades de los hilos tensores para conseguir mejorar nuestro físico o rejuvenecer nuestro rostro. En muchos casos contribuyen a acabar con un complejo, lo que permite al paciente recobrar la seguridad en sí mismo y sentirse mucho mejor respecto a su apariencia. Recuperar la tersura de nuestros glúteos nunca fue tan sencillo, devolviéndolos a su posición natural y consiguiendo mayor volumen en la zona.