Cómo comer en la oficina de forma saludable

El horario laboral provoca que en muchos casos las comidas se realicen fuera de casa. Muchos escuchan la palabra «tupper» y sienten pánico, ya sea por las molestias del transporte o por la pereza que supone preparar la comida el día anterior, una vez que llegamos a casa con falta de tiempo, cansados o con ganas de hacer otras cosas. Es el momento en que aprendas como comer en la oficina saludable y con unos menús totalmente equilibrados.

Además, para si quieres eralizar una dieta saludable, además de controlar las comidas, conviene que tomes un desayuno completo, en el que no pueden faltar cereales, lácteos y fruta. Es la mejor forma para que empieces el día con energía y puedas afrontar la jornada laboral sin acabar desfallecido a la hora de comer.

Te damos unos consejos para que mejore la calidad de tu alimentación si te llevas comida a la oficina:

Planifica tus menús el fin de semana

Evita siempre llevar la clásica pasta o un sándwich, por muy fáciles de hacer que sean. Aunque no solemos tener mucha imaginación a la hora de realizar tus menús semanales, intenta crear combinaciones divertidas y que mezclen todo tipo de alimentos.

Lo mejor es organizar en el fin de semana lo que vas a llevar al trabajo de lunes a viernes y apostar por los alimentos de temporada. De esta manera, no comerás siempre lo mismo y tu dieta no será tan monótona. Dispones de más tiempo para poder cocinar y preparar platos más elaborados que podrás ir llevando a lo largo de la semana.

Recuerda que los alimentos tienen una caducidad y que con el tiempo pierden sus propiedades. Por ejemplo, las verduras cocinadas pueden comerse sólo un par de días después de preparadas.

Evita los platos precocinados

Si de verdad quieres comer en la oficina de forma saludable, opta por las verduras y frutas frescas en vez de los embasados, ya que son una fuente de vitaminas y nutrientes de calidad.

No optes por lo fácil de comprar cualquier cosa en la máquina expendedora de la oficina o un bocadillo o sándwich en el bar de debajo del trabajo. Son una fuente de calorías y grasas y escasos nutrientes. Además, no son productos saciantes, por lo que volverás a tener hambre transcurridas un par de horas.

No comas delante del ordenador

Si comes a la vez que trabajas no te centrarás en tu comida y acabarás engulléndola sin saborearla. De esta forma, tu cerebro no desconecta de lo que está haciendo, tendrás la sensación de no haber comido y acabarás comiendo más.

Además, si no nos levantamos a estirar las piernas o la espalda, tu corazón no podrá bombear la sangre del cuerpo adecuadamente.

Comer delante del ordenador hace que engullamos los alimentos
Comer delante del ordenador hace que engullamos los alimentos

Di sí a las grasas sanas y las proteínas

Si quieres realizar una dieta saludable, tendrás que realizar platos que incluyan todo tipo de alimentos. Las verduras siempre son una buena opción como primero, aunque también puedes optar por las sopas o purés. Las ensaladas son una opción rápida para comer verduras crudas que aportan gran número de vitaminas y minerales. Pero recuerda, siempre tienes que completarla con otros alimentos como legumbres, frutos secos o proteínas animales, como pollo, huevo duro, pavo, atún, salmón, sardinas o caballa.

También puedes añadir grasas que sean buenas y saludables como las provenientes de las nueces, el aguacate o el pescado azul. Te darán energía para continuar la jornada laboral y son muy saciantes.

De postre, lo mejor son los yogures o la fruta, porque son fáciles de transportar y de conservar.

Lleva comida suficiente

Si no tienes mucho tiempo para comer y sólo puedes llevar un plato, evita que sea una simple ensalada. Nunca te quedes con hambre, porque acabarás picando entre horas.

Puedes realizar combinaciones como ensaladas de arroz, pasta o cuscús, con pollo, trocitos de pescado, pavo o legumbres. De esta forma, realizarás platos únicos fáciles, rápidos de realizar y de comer y muy saciantes.

Si comes fuera del trabajo, apuesta por lo saludable

Si un día no puedes llevar tu tupper al trabajo por falta de tiempo y tienes que optar por come fuera de la oficina, apuesta por los menús saludables, con primero, segundo y postre, mejor que las cadenas de comida rápida o los platos combinados llenos de fritos y grasa.

Siempre podrás optar por los platos más saludables, como filete a la plancha de ternera o pollo o un plato de pescado, si es acompañado de verduras, mucho mejor.

Ya no tenemos excusa para comenzara cuidarnos y llevar una rutina saludable en nuestro trabajo. Si quieres saber más sobre la mejor alimentación para tu metabolismo y actividad laboral,  llámanos gratis al 900.844.450 y te ayudaremos. La 1ª cita es gratuita.