El problema de la menopausia en la obesidad

¿Influye la menopausia en el peso de las mujeres?

Durante la menopausia el cuerpo de una mujer experimenta diferentes cambios asociados a un desajuste hormonal, que tiene lugar como consecuencia de la pérdida de regularidad en las funciones de sus órganos reproductivos. Los primeros síntomas de estos cambios se dan en las primeras fases de esta etapa y es en este momento cuando debemos tener en cuenta algunos consejos para contrarrestar sus efectos, una cuestión muy relevante durante la menopausia es la dieta, que debe ser la más adecuada para evitar un más que posible aumento de peso corporal.

Para afrontar los cambios que nos deparará este nuevo ciclo, deberemos cuidarnos por dentro y por fura. Con el objetivo de mantener el peso ideal es necesario llevar a cabo una dieta equilibrada y establecer unos hábitos de alimentación saludables, así como hacer ejercicio físico con frecuencia. Estas sencillas acciones también son beneficiosas para evitar la pérdida de masa muscular que del mismo modo tiene lugar durante la menopausia.

Los cambios hormonales que se dan en este período pueden desencadenar la aparición de enfermedades endocrinas. Hay que tener en cuenta que se reduce la secreción de leptina, que es la hormona que acaba con nuestro apetito. También cae la producción de betaendorfinas, que son las hormonas que regulan el efecto de recompensa que sentimos al comer. Por otra parte, se aumenta la presencia de galanina, una molécula que favorece la acumulación de grasas. Finalmente, el sueño puede verse alterado, un factor que también favorece el aumento de peso.

En Clínicas Diego de León contamos con un equipo de endocrinos que pueden estudiar tu caso y ayudarte a mantener tu peso ideal durante la menopausia. Elaborarán una dieta a medida para ayudarte a perder esos kilos que hayas podido coger, en la que no podrán faltar los siguientes nutrientes:

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6

Una de las razones más importantes para incluirlos en nuestra dieta es que ayudan a combatir de forma natural algunas de las molestias asociadas a la menopausia como los sofocos. Además, son muy adecuados para prevenir la aparición de diferentes enfermedades, como los problemas cardiovasculares. Están presentes de forma mayoritaria en algunos pescados, como el salmón.

Triptófanos

Ayudan a reparar la calidad del sueño, al favorecer la producción de la serotonina y la melatonina, que nos ayudan a relajarnos. Es recomendable consumirlos en las horas finales del día para mejorar la conciliación del sueño. Este nutriente se encuentra en la leche, los huevos, los cereales, los frutos secos y en las verduras y hortalizas.

Fitoestrógenos

La mejor forma de combatir la caída en la producción de estrógenos propia de este período. Este nutriente minimiza los síntomas propios de la postmenopausia y ayuda a prevenir diferentes dolencias. Se encuentra en las legumbres y, sobre todo, en la soja.

El aumento de peso es otro de los síntomas frecuentes durante la menopausia, de hecho desde el la Sociedad Española de Ginecología y Obstreticia (SEGO) han realizado diferentes estudios en los que recogen que el desajuste hormonal puede causar variaciones en el peso.