El significado de gordofobia

¿Qué es la gordofobia?

El aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad entre la población mundial han provocado la aparición de un nuevo concepto, la gordofobia. Pero, ¿qué significa realmente este término?

La gordofobia es un neologismo que alude al desagrado de manera exagerada o al miedo hacia la propia gordura en la persona o en otras personas. En términos sencillos se referiría a la discriminación como tal que sufren esas personas con problemas de peso por el mero hecho de padecer sobrepeso. Esta fobia se encuentra prácticamente en casi todos los aspectos o hábitos sociales de la vida como el colegio, el entorno familiar, en la vestimenta y la moda y en las relaciones personales y de pareja.

Esto nos hace entender que nos enfrentamos a un concepto con una gran unión a los factores sociales y relacionada directamente con la discriminación de la propia sociedad ante diferentes colectivos más desfavorecidos. El rechazo hacia el sobrepeso es algo que ha ido incrementado de manera progresiva en los últimos años, llegando a producir la aparición de estigmas sociales hacia la población con obesidad.

Para conocer bien porque sucede esto entre la población necesitamos saber qué es la obesidad y cuáles son las principales causas que la provocan, solo así se podrá luchar contra la enfermedad que más afecta a la población actual.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es una enfermedad relacionada con el exceso de acumulación de tejido adiposo o de grasa acumulada en el organismo. Aunque actualmente es una enfermedad crónica tratable si no se controla a tiempo tiene unos grandes efectos negativos como la aparición de patologías graves como pueden ser la diabetes, hipertensión, complicaciones cardiovasculares e incluso algún tipo de cáncer.

Se consideran personas obesas aquellas que hayan superado un 20 por cierto o más el punto medio de la escala de peso según el índice de masa corporal (IMC).

Causas habituales de la obesidad

Los factores genéticos y orgánicos son los principales causantes de la aparición de la obesidad. Los malos hábitos de vida diaria en la alimentación y esa falta de ejercicio físico constante son los que provocan esta aparición de grasa acumulada y otro tipo de enfermedades relacionadas.

Otro factor a tener en cuenta es el socioeconómico. Por ejemplo, en los países desarrollados el porcentaje de obesidad entre las mujeres con menor nivel económico es más del doble frente a las de nivel más alto, esto se debe a la falta de recursos para llevar a cabo dietas y ejercicio.

Los prejuicios y la discriminación contra las personas obesas es otro de los causantes más comunes entre la sociedad. La imagen que tenga uno mismo del cuerpo será fundamental para no llegar a crear esas inseguridades extremas o malestar.

Prevenir está en nuestras manos

La mejor forma de tratar la obesidad es con una gran prevención. A partir de los 20 años se suele comenzar con cambios en el organismo y en el peso, es justo en esa época donde tenemos que tener más cuidados y mejorar tanto la alimentación, como el tipo de ejercicio físico que llevemos a cabo.

En el caso de padecer ya la enfermedad lo mejor será comenzar con un tratamiento adecuado a las necesidades de cada paciente, modificando sus normas alimentarias, conductas, ejercicio físico, etc. El objetivo principal de estas técnicas no será perder kilos sino masa grasa y mejorar así el índice de masa corporal.

Dependiendo del nivel de obesidad del paciente se requerirá un tipo de métodos u otros pero siempre será una reducción de estómago que ayude a eliminar ese problema.