Técnicas de reducción de estómago sin cirugía

¿Cuáles son los tratamientos para adelgazar sin cirugía?

Los avances médicos y tecnológicos en el sector de la medicina han permitido que hoy en día se pueda combatir el sobrepeso y la obesidad a través de tratamientos menos invasivos, sin necesidad de cirugía, ni hospitalización.

Este tipo de técnicas son totalmente eficaces para pacientes que se encuentren ante una situación de sobrepeso u obesidad de tipo I, lo que viene siendo un Índice de Masa Corporal aproximadamente entre 25 a 34.9. En este caso los pacientes padecen un riesgo de enfermedad metabólica y este exceso de peso les afecta en su vida diaria con problemas como el colesterol, aparición de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como otras enfermedades directamente relacionadas con el peso como la Diabetes de tipo I.

A veces también se puede llegar a realizar en personas con una situación de obesidad de tipo II, que ante el miedo de entrar por un quirófano prefiere este tipo de métodos a una cirugía bariátrica pero estos casos serán más complejos, ya que necesitan una mayor aprobación del equipo médico.

Pero, ¿a qué nos referimos cuándo hablamos de tratamientos para adelgazar sin cirugía? Nuestro equipo médico especializado en obesidad y nutrición nos explica con todo detalle cada una de estas técnicas.

Adelgazar sin cirugía ¡Es posible!

Con el paso de los años la obesidad se ha convertido en una de las principales enfermedades en nuestro país, los factores genéticos, los estilos de vida sedentarios, el estrés y los cambios psicológicos son los principales causantes de este problema.

En ocasiones una dieta personalizada no es suficiente para alcanzar la meta y es necesario recurrir a otro tipo de métodos con ayuda de profesionales médicos, tales como la reducción de estómago sin cirugía. Son muchas las técnicas que tenemos a nuestra disposición y aunque es cierto que no todas son igual de válidas, si tienen una cosa en común: son exactamente igual de efectivos que la cirugía y consiguen perder peso de manera rápida y sin tantas complicaciones.

Balón Gástrico, la opción más sencilla

En los últimos 25 años, el balón gástrico ha demostrado ser el método sin cirugía más rápido, seguro y efectivo para poder poner fin a este exceso de peso. Según las necesidades de cada paciente, el tratamiento tendrá una duración entre 6-12 meses donde se podrá llegar a perder hasta un máximo de 37 kilos durante todo el año y antes de la retirada del balón.

La colocación del balón dentro del estómago tiene una duración máxima de unos 15 minutos, posteriormente se comienza a perder peso sin problema y de una manera natural, ya que el paciente se sentirá saciado con mucha más rapidez.

Pero si todo esto no es suficiente, durante todo el proceso de pérdida de peso el equipo especializado en nutrición acompañará al paciente con un programa de reeducación de hábitos alimenticios y estilo de vida, de tal manera que no exista un efecto rebote al retirar el balón.

Aunque son todo ventajas de cara a la elección de esta técnica, es cierto que algún inconveniente existe. No es una técnica válida para todo tipo de pacientes, con independencia de su IMC, ya que necesita de fuerza de voluntad para conseguir cambiar esos hábitos, no solo alimenticios sino de estilo de vida y a veces trabajar esta área con el paciente es más complicada que otras miles de cosas.

El paso intermedio: el Método POSER

Si hay un tratamiento mínimamente invasivo ese es, sin duda alguna, el Método POSER. Garantizando al 100% unos mejores resultados frente al resto de alternativas se ha convertido en el líder de la reducción de estómago sin cirugías.

La realización de unos pequeños pliegues en el fondo del estómago permiten esa reducción tanto en forma como en capacidad, algo que se lleva a cabo sin incisiones, ni heridas, todo mediante la técnica de endoscopia.

La mejor alternativa a la cirugía bariátrica, el Método APOLLO

El Método APOLLO viene pisando muy fuerte. Aunque es la opción más novedosa en el sector, en muy poco tiempo se ha convertido en una de las técnicas más seguras y menos invasivas para perder peso sin necesidad de cirugía.

Gracias a los beneficios de las técnicas endoscópicas, se realiza una suturación en las paredes del estómago, consiguiendo así reducir el tamaño y su capacidad. De esta manera, no hay ningún tipo de incisión, ni herida en el estómago, todo más limpio y más natural.