Bótox para eliminar arrugas

Testimonio

«Hola, soy el Dr. Carlos Núñez y os voy a hablar sobre el mejor tratamiento que hay ahora mismo para arreglar las arrugas de expresión que nos molestan tanto. Me refiero a las que están aquí en el entrecejo, la frente y las patas de gallo.

Lo que utilizamos es Bótox, que bueno, fuera de hospitales se conoce como «Vistabel», es un producto que se aplica con inyecciones con una aguja finísima, después de haber puesto una crema anestésica previamente, no se produce a penas molestia y en 72 horas empieza a hacer efecto y lo que consigue es ir a la raíz del problema que produce esas arrugas porque reduce la movilidad del músculo que hay detrás de la piel y que es el que a base de mover y mover y mover siempre en el mismo sitio nos la arruga.

Más o menos dura durante unos cinco o seis meses. Si se hace de forma continua a lo largo de no sé, dos o tres años, una o dos veces al año, puede incluso llegar a hacer desaparecer las arrugas.

Se puede aplicar desde los 25 o 30 años, incluso cuando las arrugas no son totalmente visibles en reposo, puesto que es preventivo, va a impedir que se produzcan también esas arrugas en el momento en que no estamos moviendo el músculo que hay debajo.
En cuanto al límite de edad pues la verdad es que no lo tiene, mientras haya arrugas se puede utilizar.

Las contraindicaciones del Bótox son mínimas puesto que solamente no se puede emplear en: personas que estén tomando tratamiento anticoagulantes o que tengan enfermedades muy graves de la piel, como por ejemplo: la miastenia.

En cuanto a los efectos secundarios que se producen por el Bótox son muy pocos, sobre todo si se hace con cuidado y si se busca un resultado razonable. Como mucho puede aparecer algún hematoma pequeñito como una lenteja que dura alrededor de dos o tres días, siempre que se tengan unos cuidados mínimos posteriores que nosotros pues explicamos el día que venís a haceros el tratamiento.

El tratamiento de Bótox en nuestras clínicas incluye la cantidad que sea necesaria para conseguir el efecto inicial y una revisión dentro de la semana a los diez días posteriores a la aplicación, cuando se ha conseguido el efecto máximo del producto para poder ajustar las mínimas variaciones que pueda haber según cada persona .»