Diferencias entre Ácido Hialurónico y Bótox

Explicación

Los dos tratamientos fundamentales para mejorar las arrugas de la cara son el Bótox y los rellenos con Ácido Hialurónico. El Bótox se aplica en las arrugas del entrecejo, la frente y las patas de gallo. Es el único tratamiento preventivo que hay en estética, eso quiere decir que cuando se termina el efecto que dura alrededor de unos cuatro a seis meses la cara está mejor que al principio puesto que durante todo ese tiempo estos músculos no se han movido y no han hecho la arruga.

Se puede aplicar en cualquier persona desde el momento en que las arrugas se noten en reposo. Incluso, dado que es preventivo, impide que se hagan más arrugas. Se puede emplear cuando esas arrugas son mínimas, no hay que esperar a que se marquen muchísimo.

El Ácido Hialurónico sirve para reponer volúmenes y disimular las arrugas de los ojos hacia abajo. Las zonas principales donde se puede aplicar son: los pómulos, el surco nasogeniano, las comisuras bucales, los dos labios y las arrugas pequeñas que aparecen sobre el labio superior.

El Ácido Hialurónico, el resultado es inmediato, no hay que esperar setenta y dos horas como el Bótox. Se pueden conseguir resultados de reposición de volumen, por ejemplo, el pómulo, se puede conseguir esto, el surco nasogeniano se disimula, en los labios se puede dar un poquito de volumen y estas pequeñas arrugas que aparecen sobre el labio superior se pueden disimular.

El Ácido Hialunórico se aplica desde el momento que haya un volumen perdido o una arruga que queramos disimular. En ambos casos el tratamiento se hace con una crema anestésica previa para reducir la molestia el máximo posible.

En cuanto a efectos secundarios que se pueda tener son mínimos y no van más allá de algún pequeño hematoma que se soluciona en dos o tres días o de una ligera inflamación en el punto de aplicación del producto que también se resuelve prácticamente sola sin necesidad de medicamentos ni tratamientos posteriores.