Láser Fráxel: borra cicatrices, marcas y manchas de tu piel

Láser Fraxel Dual: el borrador mágico de estrías, marcas y manchas en la piel

El Láser Fraxel Dual es el mejor tratamiento que existe en la actualidad para la eliminación de estrías, marcas y manchas de la piel. Con sesiones de duración inferior a media hora, los resultados que aporta son mucho más que satisfactorios.

La principal ventaja del Fraxel es que puede eliminar cualquier tipo de imperfección en la epidermis por completo, independientemente del estado y el color de la piel y del aspecto de la impureza que se quiera eliminar. El número de sesiones varía dependiendo de las particularidades de cada paciente, aunque si lo que se quiere es simplemente mejorar el aspecto de nuestra piel con una cita al año es suficiente.

Por otro lado, este tipo de tratamientos permiten la incorporación inmediata a la rutina habitual de los pacientes, a excepción de una serie de indicaciones aportadas por el médico que no van más allá de la aplicación de una crema en la zona intervenida en los días posteriores a la realización del tratamiento.

¿Cómo se realiza cada sesión de Láser Fraxel Dual?

Como ya hemos comentado, el Láser Fraxel Dual es la mejor técnica para rejuvenecer y mejorar por completo el aspecto de la piel. Las principales ventajas que nos ofrece este tratamiento frente a otros es su rapidez, sencillez y los resultados eficaces y duraderos que se consiguen en los pacientes.

Cada sesión tiene una duración máxima de unos 20-30 minutos aproximadamente, ya que dependiendo de la zona y el tipo de imperfección a tratar será necesario más o menos tiempo de intervención. Primero se aplica al paciente una crema anestésica en la zona a tratar, de tal manera que durante toda la sesión  no tenga ningún tipo de molestia o dolor, una vez que el paciente se encuentre totalmente preparado se comenzará con la sesión de láser fraxel dual.

Una vez finalizada la sesión, el paciente tendrá que seguir las pautas y recomendaciones marcadas por el médico estético, de tal manera que se pueda recuperar la piel mucho antes de lo previsto y que se consigan unos mayores resultados. No será necesario llevar a cabo ningún tipo de cuidado especial, ya que es un tratamiento totalmente ambulatorio y de recuperación prácticamente inmediata.