Los resultados del MÉTODO APOLLO [Reduce hasta el 40% de tu ESTÓMAGO]

Los avances tecnológicos y médicos han conseguido que el Método APOLLO se haya convertido en uno de los tratamientos más seguros y menos invasivos para conseguir perder peso que existen en el sector.

Su técnica de reducción de estómago mediante técnicas endoscópicas permite reducir la capacidad del mismo sin necesidad de recurrir a una cirugía tradicional, olvidándonos de la intervención quirúrgica y los largos procesos de recuperación. Está pensado para todo tipo de pacientes con obesidad moderada cuyo objetivo es un resultado muy natural, sin ningún tipo de herida, ni incisión en la zona del estómago.

Conocido como cirugía Gastroplastia Sleeve se realiza con un sistema de sutura endoscópica Oversitch TM de Apollo Endosurgery. La principal ventaja que nos ofrece este método es que la endoscopia se utiliza como la propia herramienta quirúrgica y, por lo tanto, se evita por completo la cirugía abierta y lo que ello conlleva para el paciente. La intervención se realiza a través de la boca, ya que son los conductos naturales del organismo.

Actualmente no es uno de los métodos más conocidos por este tipo de pacientes, por lo que es normal que surjan todo tipo de dudas y preguntas acerca de los beneficios y diferencias principales con otro tipo de técnicas más asentadas en el sector. Por ello, nuestra nutricionista Stephania Nevado nos explica en qué consiste esta técnica y todo lo que debemos saber para elegir este procedimiento.

¿En qué consiste la técnica del Método APOLLO?

Esta técnica endoscópica se realiza a través de vía oral  y tiene una duración de unos 30 minutos aproximadamente. El objetivo principal de este método es reducir el tamaño del estómago sin necesidad de incisiones, ni cirugía. Se realiza una sutura en la zona de la curvatura mayor, logrando una reducción de hasta un 40% de la capacidad del estómago para, posteriormente, ralentizar el vaciado gástrico por los pliegues.

Es un método mínimamente invasivo y con unos resultados totalmente definitivos. Esta indicado para aquellos pacientes que se encuentren en un estado de obesidad tipo 1 y 2 o lo que es lo mismo un IMC entre 30 y 39,9.

Dependiendo del paciente es probable que se necesite pasar entre 1-2 noches de ingreso hospitalario. Finalizado este tiempo, se podrá marchar a casa para comenzar cuánto antes con su rutina diaria y la fase de reincorporación de los alimentos. Los primeros cuatro días su alimentación se basará en una dieta totalmente líquida, para pasar a una dieta de tipo papilla unos 20 días, luego una dieta blanda y, por último, una de consistencia normal.

La base principal de esta técnica sin cirugía es todo el proceso de recuperación donde se llevará a cabo esa reeducación nutricional. Por eso, en nuestras clínica cada uno de nuestros pacientes cuentan con el apoyo durante un año del equipo nutricionista y emocional.

Si tú también estás pensando en poner fin a tus problemas de peso no te pierdas todos los beneficios que puede tener esta técnica y resuelve junto a nosotros todas tus dudas.