Método POSE: Reducción de estómago sin incisiones

El método POSE es un tratamiento para la reducción de estómago sin cirugía. Mediante laparoscopia, se realizan una serie de pliegues en el estómago a nivel del fundus gástrico que permiten reducir el volumen de este órgano hasta un 30%, gracias a los que los pacientes se sacian con menor cantidad de comida lo que hace posible una pérdida de peso sostenida.

Las intervenciones de reducción de estómago se plantean como la solución al eterno dilema de «hago dieta y no adelgazo» y sobre todo como el punto y final para los problemas de sobrepeso y obesidad.

El Dr. del Pozo, cirujano en Clínicas Diego de León explica en este vídeo el procedimiento que se sigue en la intervención de Método POSE.

Explicación del Método POSE

El Método POSE es un método endoscópico que está diseñado fundamentalmente para pacientes con obesidad moderada, una obesidad tipo 1 o tipo 2.

Los pacientes que pueden beneficiarse más de este método son aquellos pacientes que aunque son capaces de mantener dieta tienen problemas para mantener la pérdida de peso en el tiempo, y continuamente reincidan y vuelvan a recuperar el peso perdido. ¿Por qué esto es así? Porque el método POSE sin ser una estrategia en la cual realizamos una reducción drástica del tamaño del estómago, sin embargo sí realizamos una modificación anatómica que permite ingerir menos cantidades, y esa modificación anatómica va a perdurar en el tiempo. Luego al haber conseguido esa pequeña reducción del tamaño del estómago y esa modificación en la función que hace que el vaciamiento sea más lento, pues podemos conseguir que el paciente sea más fiel al seguimiento de una dieta y unas modificaciones nutricionales a lo largo del tiempo.

Este procedimiento requiere una preparación sencilla, la preparación consiste en dejar el estómago en ayunas, porque necesitamos que esté limpio para poder trabajar y poder realizar bien los pliegues. El procedimiento en si es muy sencillo. Es un procedimiento en el cual todo lo introducimos a través de la boca, es con anestesia general, y el tiempo del método POSE viene a ser entre 15 y 25 minutos dependiendo de la anatomía del paciente.

¿Qué pasa en el postoperatorio? Pues lógicamente al estar actuando sobre las paredes del estómago clavando las agujas que permiten hacer los pliegues y la reducción del estómago, el paciente puede tener dolor, y por eso nos gusta dejar al paciente una noche ingresado. Porque le vamos a poner tratamiento intravenoso analgésico que va a permitir que el paciente se encuentre lo más confortable posible.

Al alta el paciente se irá a casa y podrá hacer vida prácticamente normal evitando el ejercicio físico brusco y las ingestas copiosas. Es imprescindible ceñirse a las pautas de alimentación y tratamiento que damos. Dejarse llevar por las directrices sentadas por los nutricionistas, van a diseñar específicamente la dieta que el paciente requiera, y el paciente debe hacerla progresivamente, asociando lógicamente cierto grado de ejercicio físico progresivo hasta hacer una normalización de ese cambio de hábitos dietéticos que es la base del tratamiento.

Nosotros tenemos que aprovechar la herramienta que supone esa modificación anatómica para poder mantener en el tiempo ese cambio de hábitos, acostumbrarnos a ese cambio, aprender a comer mejor, y pensar que la obesidad es una enfermedad crónica. Si no lo hacemos así, la posibilidad de éxito a largo plazo es menor, si lo hacemos así, seguro que le va a ir muy bien.

Cualquier duda que tengáis, cualquier cosa que queréis comentar, que queráis resolver esos problemas que muchas veces surgen, que no tenéis claro, estaremos encantados de resolvéroslo en Clínicas Diego de León.