Resuelve tus dudas sobre el Balón Gástrico

En los últimos años, el Balón Gástrico se ha convertido en uno de los métodos para combatir la obesidad más rápido, seguro y lo más importante, efectivo. Esta técnica de reducción de estómago sin cirugía permite que el paciente pueda perder peso de manera inmediata y sin pasar hambre.

Los datos de nuestros últimos pacientes son impactantes, han conseguido perder más de 18kg en los primeros 6 meses de tratamiento, llegando incluso a perder hasta 37kg durante todo el proceso. Pero, ¿cómo se puede llegar a perder tanto peso con este método? La principal ventaja que nos ofrece esta técnica es la saciedad, desde el primer minuto el paciente se siente saciado con una menor ingesta de comida, consiguiendo perder notablemente el apetito con solo unas pequeñas cantidades de comida.

Es la mejor opción para aquellas personas que quieran perder peso sin necesidad de esfuerzo, sin hospitalización y de una manera totalmente rápida y sin efecto rebote, ya que durante todo el proceso se trabajará la parte de reeducación alimentaria. Aunque es uno de los tratamientos más conocidos, existen muchas dudas alrededor de esta técnica, por ello es hora de que nuestra nutricionista Stephania Nevado nos aclare por completo los beneficios que ofrece este método a cada paciente.

¿Cómo es método del Balón Gástrico?

Como ya hemos dicho el tratamiento del balón gástrico es un método totalmente sencillo y sin prácticamente complicaciones. El proceso de colocación del balón dentro del estómago del paciente tiene una duración aproximada de unos 15-20 minutos, se realiza mediante sedación y se introduce por vía oral, totalmente plegado, para poder ir llenándolo desde afuera con suero fisiológico teñido con azul de metileno.

El peso aproximado del balón es entre 500-600 cc y su función principal es estimular las paredes de la mucosa gástrica y enviar señales de saciedad, de esta manera se conseguirá ocupar un gran espacio del estómago y generar mayor sensación de saciedad, en personas que comen grandes cantidades.

Durante el proceso de colocación del balón, el paciente no necesita hospitalización alguna, se podrá ir a casa cuando se haya recuperado por completo de la sedación y comenzar cuanto antes su proceso de recuperación. Es normal que durante los primeros días se puedan padecer algún tipo de mareos, nauseas, vómitos o simplemente malestar, algo normal tras la colocación del balón.

Uno de los temas más importante durante el tratamiento es el abordaje nutricional. Después de la colocación del propio balón se tendrá que pasar por una fase importante de reincorporación de alimentos, los primeros cuatro días se tendrá que llevar a cabo una dieta líquida, después una tipo papilla y finalmente, una semana aproximadamente, de una fase de dieta blanda. En este proceso se podrá ya empezar a masticar alimentos más sólidos pero de una consistencia blanda o de digestión más sencilla. Una vez superadas todas estas fases, se podrá comenzar con una dieta normal, así como el propio seguimiento de la reeducación nutricional.

Para que el tratamiento tenga un éxito rotundo es necesario que el paciente acuda a los controles y que aproveche todo el seguimiento médico, nutricional y el apoyo psicológico.

Si tú también estás pensando en poner fin a tus problemas de peso no te pierdas todos los beneficios que puede tener esta técnica y resuelve junto a nosotros todas tus dudas.