Síndrome del Comedor Nocturno

Explicación

El Síndrome del Comedor Nocturno es un trastorno del comportamiento alimentario.
¿Te ha pasado que cuando llega la noche vas a la cocina y coges patatas, pipas, frutos secos, bollos? ¿Te lo comes sin poder controlar las cantidades?
Este síndrome es una condición que implica un trastorno alimenticio y del sueño, y para su tratamiento se debe tener apoyo nutricional y psicológico.

Una de las razones por las que ocurre este síndrome es consumir muy pocos alimentos a lo largo del día.

Para controlar este síndrome es necesario cumplir con unas buenas pautas alimentarias:

Primero realiza 5 comidas al día: Un desayuno, un almuerzo, una comida, una merienda y una cena. Esto te ayudará a distribuir el aporte de calorías y evitar tener ansiedades a lo largo del día.

Cumple con horarios fijos comiendo cada 2 o 3 horas.

No puede faltar tu desayuno. Unas simples tostadas con tomate, aceite de oliva, queso, pechuga de pavo acompañado de un café con leche desnatada y sin azúcar, le darán la bienvenida a tu día.

A media mañana y a media tarde consume una pieza de frutas o un puñado de frutos secos naturales sin sal, así evitarás llegar con hambre a las comidas principales.

Para la comida y la cena distribuye tu plato de la siguiente manera:

  • La mitad de tu plato cárgalo de verduras como ensaladas, calabacines, acelgas, alcachofas etc. Estas son bajas en calorías y altísimas en fibra y nutrientes.
  • Un cuarto del mismo debe llevar el aporte más importante de proteínas y esto te lo brindan alimentos como pollo, pescado, huevos, ternera y quesos.
  • En la parte restante deben estar los almidones, que son los principales que te aportan energía para tu cerebro.
  • Es importante cenar 2 o 3 horas antes de dormir, y si tienes ansiedad antes de ir a la cama, consume un vaso de leche tibia, gazpacho o un consomé de verduras caliente.
  • Y lo más importante, evita comprar ese alimento al que estas adicto. Un cereal especifico, unas pipas, o un helado que te quita el sueño todos los días. Si no lo tienes en casa, no caerás en la tentación.

Y para conseguirlo carga tu nevera de comidas saludables como frutas y verduras, y así te estarás nutriendo a la vez que irás comiendo.