Testimonio | Método Pose Vertical Reforzado

Método POSE Reforzado - Testimonio
Edad:
33
Intervención:
Enero de 2017
Tiempo:
30 Minutos
Peso Inicial:
68 Kg
IMC Inicial:
30.5
Peso 4 meses:
50 Kg
IMC 4 meses:
22.6

Vídeo método POSE Vertical Reforzado

Fotos

Testimonio método POSE Vertical Reforzado

Después de tres embarazos, la vida de Ana Isabel cambió para siempre. En este periodo había ganado mucho peso y eso había complicado mucho las cosas, ya que diversas enfermedades como la pubalgia y la artrosis aparecieron en su vida debido a su sobrepeso.

Un día decidió que todas esos problemas tenían que quedar atrás y después de darle muchas vueltas, decidió reducir el tamaño de su estómago a través de un método sin incisiones: el POSE vertical reforzado.

“Hola, soy Ana, tengo 34 años, soy de Madrid. Hace cuatro o cinco meses me operé del Método Pose porque estaba unos 20 kilos encima de mi peso.

Tengo pubalgia por uno de los tres embarazos. Tengo un poco de artrosis en la rodilla, y todo eso ha mejorado muchísimo a raíz de perder dieciocho kilos porque estaba… que he tenido que usar hasta silla de ruedas con el último embarazo.

Ahora puedo hacer de todo, como una persona normal. Corro con mis hijos, juego, hago la casa… todo. Estoy súper contenta.

Mi familia está alucinando. El cambio es brutal. Mis hijos evidentemente me ven mucho mejor. Y sí, tengo amigos que en cumpleaños, cuando he llegado no me han conocido. Porque en cuatro meses he dado tanto cambio que no me han llegado a conocer. Todo el mundo está alucinando, que estoy muy bien, que estoy muy guapa, y sobre todo que yo me encuentro mejor, y como me encuentro mejor estoy tan pletórica que todo el mundo te ve muy bien.

Tenía ropa de hace 10 años que me propuse que me iba a valer en algún momento de mi vida sí o sí. La gente me decía que estaba chalada… y la tengo y me la pongo.

– Ana Isabel es una paciente de Método POSE Reforzado. Tiene cuatro meses de tratamiento con nosotros y ha perdido aproximadamente unos 18 kilos. Desde que llegó, siempre ha sido una persona muy enérgica, muy agradable. Es muy fácil trabajar con ella. Es bastante sincera, en los momentos que ha tenido sus bajones en cuanto al proceso, siempre ha sido sincera y hemos salido adelante. Le ha ido muy bien en el tratamiento y esperemos que siga mejorando en sus controles para que continúe ya en la fase de mantenimiento.

– Tenía mucho miedo a la dieta, al pasar hambre. Porque siempre he tenido mucha ansiedad. Y no pasas hambre porque cuando ves que con nada te llenas es como: “¡Que alegría, que satisfacción!“. Con un puré de nada es maravilloso. Y luego, la nutricionista te ayuda un montón, psicológicamente y todo. Yo lo estoy llevando muy bien y soy una persona que comía muy, muy mal. Me ven comer y mi madre que siempre ha estado machacándome está contenta.

No quería que me lo hiciera porque no me operara pero luego, al ver los resultados y al ver cómo como ahora, está súper contenta.

Grabo el vídeo porque hay gente como yo que siempre tienen la incertidumbre de “me va a doler, no me va a doler, me voy a quedar bien, es verdad lo que me cuentan…” Es verdad. Te cambia la vida de manera impresionante. Y que la gente se anime porque yo estoy súper contenta.”

Como veis, la vida de Ana ha dado un giro radical y tanto ella como nosotros te animamos a que la tuya también lo de porque vivir con una salud plena ¡no tiene precio!