Me voy a operar la nariz, pero no sé qué elegir: ¿Rinoplastia, Rinoseptoplastia o Septoplastia?

La nariz es la zona del rostro que más repercute en la expresión facial de un paciente. Por esta razón, si quieres cambiar su forma es imprescindible que te pongas en manos de doctores especializados y altamente cualificados.

Es la tercera intervención de cirugía estética más demandada a nivel nacional. Por este motivo te vamos a ayudar a elegir la opción correcta. Además, vamos a insistir en lo que NO debes hacer antes de realizarte una operación de estas características.

Y ¡OJO! Porque te vamos a dar un consejo muy necesario para que no cometas este error tan peligroso. Sabemos que si no estás a gusto con tu nariz, no puedes evitar fijar la vista en prototipos ideales. Por ejemplo, la nariz de Elsa Pataky, la de Julia Roberts, Nicole Kidman o la de Brad Pitt. Es muy tentador para algunos pacientes acudir a la consulta de cirugía estética pidiendo un resultado idéntico al de su ídolo de referencia.

Al respecto nuestro director médico, el doctor Miguel de la Peña ha recalcado que no se deben realizar intervenciones de cirugía estética para parecerse a un famoso. Esa nariz de Hollywood que te parece tan perfecta puede que no te quede nada bien. Todo depende de tu fisionomía y facciones. Lo mejor es acudir a una asesoría personalizada antes de pasar por quirófano.

Ahora bien. ¿Qué tipo de intervención quirúrgica elegir? En este punto también te tiene que orientar el cirujano estético.

Hay tres tipos de operaciones para la nariz: Rinoplastia, Rinoseptoplastia y Septoplastia.  

RINOPLASTIA: Es la opción más recomendable para modificar tanto la forma como el tamaño de la nariz. Es decir, podrás cambiar el caballete, la punta, las aletas, los orificios y hasta reducirla considerablemente. Y todo en equilibrio y proporcionalidad con el resto de tu cara. Cuando se reduce el tamaño de tu nariz, el resultado también repercute en un rostro estilizado con rasgos más suaves. El efecto es impactante, pero armonioso y muy natural. Para que esto ocurra has tenido que ponerte en manos de un equipo médico profesional y diligente. Tu grado de satisfacción es directamente proporcional a este dato.

Rinoplastia completa

Antes y después rinoplastia - Clínicas Diego de León

SEPTOPLASTIA: Puede que no estés interesado en transformar la apariencia estética de tu nariz. Sin embargo, necesitas mejorar su interior. Es lo que ocurre cuando hay que corregir el tabique nasal o cuando tienes que solucionar esa obstrucción nasal que te impide respirar correctamente y con plena normalidad. En estos casos la opción idonea es la septoplastia, la cirugía estética que pone a punto tu nariz por dentro sin necesidad de que se note por fuera.

Tratamiento de Septoplastia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RINOSEPTOPLASTIA: Aún hay más. La rinoseptoplastia debe ser tu elección si necesitas hacer modificaciones en tu nariz, tanto por dentro como por fuera. En la mayoría de las ocasiones, no se trata solo de una cuestión estética. Nos estamos refiriendo a que puede que la irregularidad interna que te está impidiendo respirar también provoca consecuencias a nivel externo. A veces un tabique desviado puede evidenciarse con una punta desviada. De ahí que la rinoseptoplastia sea tu mejor opción.

Después de una intervención de cirugía estética como la rinoseptoplastia podrás respirar perfectamente, pero también mejorar la apariencia de tu nariz de forma simultánea.

¿Y la recuperación? 

Muchos de nuestros pacientes cuando acuden por primera vez a la consulta lo hacen con cierto miedo al postoperatorio. Afortunadamente la evolución de las técnicas médicas han agilizado el tiempo de recuperación y de cicatrización.

¿Sabías que solo necesitarás guardar reposo en casa durante un par de días? Y en el plazo de una semana incluso podrás reincorporarte al trabajo. Eso sí, todo dependerá de la evolución del paciente.

¿Cicatriz? Olvídate de ella porque gracias a la profesionalidad de nuestros doctores es completamente imperceptible.

Además, durante el procedimiento solo necesitarás anestesia local. De este modo no habrá prácticamente rastro de sangrado ni de moretones o hematomas.

Si te estás planteando dar ese paso, no dudes en acudir a una primera cita de valoración gratuita y sin compromiso.