Aumento de pecho: 10 verdades y mentiras

Pide tu cita gratis
Enviar consulta

Si prefieres un diagnóstico personalizado,
rápido y cómodo, solicítalo gratis aquí:

Valoración Online
Inicio » Cirugía Estética » Aumento de pecho: 10 verdades y mentiras

Aumento de pecho: 10 verdades y mentiras

Los mitos y verdades del aumento de pecho.

Los Juegos Olímpicos son el mayor evento deportivo mundial donde se corona a los mejores deportistas del momento.  En nuestra particular disciplina de cirugía estética ya tenemos un claro vencedor a la medalla de oro, el aumento de pecho.

Tras años de demanda por parte de las mujeres de nuestro país, el aumento de senos se ha convertido en la reina y tronista por excelencia de las operaciones de estética. Con el paso del tiempo hemos pasado de la búsqueda de unos resultados llamativos, hasta en ocasiones bastante artificiales, a una tendencia más armónica con nuestro cuerpo, natural y elegante, provocando que se cree la duda entre un pecho operado o natural .

Aunque parece que ya no quedan secretos detrás de este tratamiento son muchas las leyendas urbanas que se han ido creando alrededor de esta operación, todo con un claro objetivo: conseguir desbancarla de su trono real. Es hora de despejar todas las dudas y conocer cuanto de verdad son esas historias que se han ido popularizando con el paso del tiempo.

1. Se puede amamantar al bebé después de un aumento de pecho

Verdadero

Totalmente cierto. Si hay algo que nos provoca gran incertidumbre es no poder dar el pecho a nuestros futuros hijos por habernos realizado un aumento de pecho. Desde este momento tenéis que estar totalmente tranquilas, la silicona no afecta a los innumerables beneficios que ofrece la lactancia materna, tanto para el bebé como para nosotras, y lo más importante no pasa por los conductos de lactancia, por lo que no interfiere en ningún momento en la propiedad y calidad de nuestra leche.

Solo en casos donde se haya tenido que actuar quirúrgicamente en la glándula mamaria si se podría verse alterada esa lactancia, hablamos de casos de mamas tuberosas o incluso en ciertos casos de mastopexia. Antes de comenzar el tratamiento el cirujano explicará las posibilidades al paciente para que sea consciente en cada momento.

2. Las prótesis actuales tienen una duración para toda la vida

Verdadero

Por supuesto que sí. La evolución que han ido sufriendo los implantes de prótesis han hecho que tengan una garantía de por vida con el paciente, contra posible rotura o algún tipo de contractura capsular. El gel cohesivo de silicona con el que se fabrican hace que sean más seguros y que no se originen ningún tipo de alteración en la mama.

Aún así nuestros cirujanos recomiendan que pasados los 10 años se realice un seguimiento y estudio anual para evitar cualquier posible rotura o fuga, comprobando su estado.

En nuestras clínicas trabajamos con la marca líder de prótesis mamaria en Europa, Eurosilicone, consiguiendo siempre el resultado ideal que cada paciente necesita.

3. Pueden provocar un aumento del riesgo de sufrir cáncer

Falso

Se han realizado diversos estudios que han demostrado que las prótesis mamarias no provocan ningún tipo de alteración que pueda incidir en el cáncer de mama. Aunque la silicona pueda darnos a priori rechazo o miedo por estar alojada en nuestro cuerpo, no tiene ninguna sustancia peligrosa y dañina para el.

Además es importante tener en cuenta que el hecho de que nos hayamos realizado un aumento de pecho no interfiere en el diagnóstico precoz de esta enfermedad.

4. Solo existe la vía areolar para el implante de prótesis

Falso

Hasta 3 técnicas son las que existen en el mercado para poder realizar el aumento de pecho con implantes. Según el tipo de incisión podemos encontrarnos con:

  • Incisión submamaria: es la técnica más sencilla y utilizada, ya que es la menos invasiva de todas las que se pueden ofrecer. Se caracteriza por introducir la prótesis por debajo justo del pecho, de tal manera que no interfiere ni en la piel, ni en el músculo, ni en la glándula mamaria. Además la cicatriz se quedará bajo el surco mamario, por lo que será prácticamente invisible al ojo humano.
  • Incisión areolar: suele ser la más conocida entre las pacientes pero eso no nos asegura que sea la mejor. Aunque no suele dejar huella en la zona del pezón y la mama, si puede provocar algo de pérdida de sensibilidad. En este caso la introducción de la prótesis se realiza por la abertura del pezón, atravesando piel, grasa, glándula y músculo, siendo la cicatriz mínima. Aún así este tipo de intervención no es viable para todas las mujeres, por ello es importante realizar un análisis previo de la zona para conocer si es apta o no para esta incisión.
  • Incisión axilar: es la menos frecuente y la más compleja de las tres. Como su propio nombre indica no daña ninguna de las zonas de la mama pero si es la menos recomendable al ser más complicado el acceso y aumentar el riesgo de infecciones en la zona.

Lo ideal es que según nuestras necesidades sea el cirujano quien elija el método de actuación.

5. Los implantes anatómicos y redondos tienen los mismos beneficios.

Verdadero

Aunque hay una amplia variedad de tamaños solo existen 2 tipos de implantes: anatómicos y redondos. Ambos ofrecen el resultado deseado por la persona, pero dependiendo de lo que busquemos será más acertado uno u otro.

Las mujeres que buscan conseguir un busto más elevado y pronunciar más la parte del escote se decantarán por los implantes redondos, mientras que si lo que buscamos es un pecho más natural, en cuanto a forma, se le recomendará un implante anatómico. Lo importante es que cualquiera de los dos va a conseguir que la paciente se encuentre perfecta tras su operación.

6. Es necesario esperar como mínimo 6 meses para operarse tras dar a luz

Verdadero

Si tras el parto hemos decidido dar el pecho a nuestro bebé y estamos a la espera de poder operarnos de aumento de pecho, lo ideal es que nos esperemos unos 6-9 meses. Una vez que el período de lactancia haya finalizado podemos realizarnos la cirugía sin problema alguno.

El motivo de esta recomendación es que no haya ningún tipo de problema en la prótesis, ya que una vez que hemos dado a luz nuestros conductos están llenos de leche y nuestro pecho se encuentra más hinchado y endurecido, pudiendo provocar encapsulamiento del implante.

Tras la lactancia se puede realizar el aumento de pecho
Es necesario esperar el período de lactancia para la operación de aumento de senos.

7. Es normal que en algún momento se produzca encapsulamiento

Falso

Tenemos que estar tranquilas porque esto no es tan común como se suele decir. El encapsulamiento se produce cuando el organismo rechaza de manera natural la prótesis, cubriéndola con una fina membrana de tacto blando. Esta situación provoca una reducción de la movilidad a la prótesis y, por lo tanto, un endurecimiento de la zona.

La falta de reposo o alguna bacteria que contamine la zona son la causantes de esta situación. Lo más importante es que si sucede lo detectemos a tiempo, por eso, es importante seguir las recomendaciones postoperatorias de los cirujanos y acudir a las revisiones rutinarias que tendremos durante más de un año.

Una manera de reducir ese endurecimiento es intensificar los masajes en la zona del pecho o incluso recurrir a medicación para disminuir su volumen.

8. Se puede realizar deporte inmediatamente después de la operación

Falso

Aunque no es una operación compleja no deja de ser una cirugía, por lo que tendremos que tener los mismos cuidados que llevaríamos en cualquier postoperatorio. Durante una semana es recomendable que estemos en reposo, siguiendo siempre las indicaciones de nuestros cirujanos. Una vez haya pasado este tiempo se podrá ir reanudando la actividad física sin llevar a cabo movimientos forzados y evitando siempre las cargas de objetos pesados hasta casi un mes de la operación.

Es muy común escuchar que la presión de los aviones puede provocar la explosión de alguna de las prótesis, no hagáis caso, eso de que Ana Obregón se le exploto en medio vuelo un pecho es más que una mentira, una leyenda urbana. Tras los primeros 7-10 días se podrá viajar sin riesgo alguno. Si que debemos evitar los baños y la depilación de las axilas, ya que podemos estar más en contacto con la cicatriz y puede ralentizar el proceso de cicatrización.

El deporte tras la operación de pecho
Es importante tener una buena recuperación antes de comenzar con la actividad física.

9. Pérdida de la sensibilidad de la zona

Falso

Para nada. Actualmente la mayoría de las operaciones se realizan por incisión submamaria y periareolar, evitando todo tipo de contacto con los nervios de la zona, músculos y grasa que pueda afectar directamente a la pérdida de sensibilidad de la zona.

El único caso donde la paciente si puede tener una mayor exposición a esa pérdida de sensibilidad es al realizar una incisión transaxilar, esta exposición es mayor al tener que entrar la prótesis desde la axila hasta la zona del pecho, un mayor recorrido.

10. ¡¡Oh no!! Se verán las cicatrices

Falso

Tranquilas que podremos lucir un pecho sin problema. Aunque la cicatriz será prácticamente invisible al ojo humano si que dependiendo de la técnica que se aplique podrá notarse más o menos, por ejemplo en el caso de haberse realizado a través de la axila se verá cada vez que levantemos el brazo.

Si buscamos la perfección la mejor opción será la submamaria, ya que será la propia mama la que se encargue de esconder la pequeña cicatriz que pueda generárnos la intervención.

Ahora que ya hemos conseguido desenmascarar aquellas leyendas que se han ido creando alrededor de este tratamiento es el momento de tomar la decisión final y dejarnos de miedos y dudas inexistentes. Y es que una mujer que se haya hecho un aumento de pecho no requerirá de mayores cuidados que otra que no tenga prótesis.